Niega Pedraza búsqueda de dirigencia por revanchismos

 

-Criticó la insensibilidad que demuestran grupos que integran al partido

-Varios son los perfiles que pretenden liderazgo, como los de la UFIC

ROCES AMARILLOS

 

Rosa Gabriela Porter

p3-prdLamentó el Senador de la República, Isidro Pedraza Chávez, que persista una actitud de revanchismo o poca sensibilidad por parte de liderazgos perredistas a escala nacional y estatal, por ello descartó por ahora aspirar a la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Hidalgo, a renovarse en julio próximo.

El próximo 23 de julio, tentativamente, el Comité Ejecutivo Estatal del “sol azteca” celebrará su proceso de renovación.

Luego de que concluyan las elecciones de este año, iniciará la designación de consejeros municipales, estatales y nacionales, además de delegados nacionales que formarán parte de la etapa de cambios en dirigencias.

Aunque hasta el momento ningún perredista levantó la mano formalmente para participar en la contienda interna que defina al presidente del partido, son varios los perfiles que buscan este cargo; por ejemplo, algunos que forman parte de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina (UFIC), como el exdiputado local, Celestino Ábrego Escalante, Francisco Ortega Sánchez o Alejandro Hernández Ballina.

“Esto se resuelve con acuerdos, con analizar cómo estamos en el proceso de afiliación, y quizá decidimos no participar en ese proceso interno”, reconoció Pedraza Chávez.

Señaló que en los últimos años la estrategia electoral y política que llevan desde el Comité Ejecutivo Nacional afectó la imagen del partido, además de resultados en comicios del año pasado y multas que generaron, que afectan la operatividad.

“Estamos valorando si vale la pena o no participar en este proceso, el manejo en la estrategia político-electoral nos deja saldos negativos, entonces tener un partido con saldos negativos, incluso con multas, más parece un fardo que partido político, vale la pena reflexionar y valorar”.

Desde hace meses el senador conminó a la estructura del PRD a impulsar un cambio de fondo en las formas de hacer política, pues algunas decisiones no beneficiaron al partido; por ejemplo, su inclusión en el Pacto por México.