Recobra Pascual su espíritu perredista y pinta la alcaldía

-Pese a que llegó al poder bajo las siglas del PAN retomó sus amoríos

-Fue una imposición de su hermano, el ahora diputado local, Cipriano

DE AMARILLO

 

Hugo Cardón

p9-rompimientoEsta semana quedó patente el rompimiento entre el acalde de Ixmiquilpan, Pascual Charrez Pedraza, y el partido que lo llevó al poder: Acción Nacional (PAN), ya que la actual gestión municipal decidió pintar el interior de la alcaldía de color amarillo.
Durante el proceso electoral del año pasado Pascual Charrez permanecía como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), donde varios actores políticos de este instituto le brindaron su apoyo para enfrentar los comicios.
En una estrategia poco usual y para muchos anticonstitucional, Pascual “abandonó” al PRD para participar en la contienda interna del PAN, donde logró la candidatura con apoyo de su hermano Cipriano.
Ya como abanderado del PAN, Pascual ganó las elecciones para alcalde pero en su administración realizó una serie de movimientos de espacios tanto de funcionarios como de regidores que nadie entendía.
Durante estos primeros seis meses de gobierno, el diputado local Cipriano Charrez encabezó una serie de manifestaciones en contra del edil, a quien acusó de traidor; sin embargo, fue él mismo quien lo impuso al interior de su partido.
Pascual reveló públicamente una serie de irregularidades dentro del ayuntamiento que dejó su antecesor, entre ellas una nómina inflada con personas allegadas al ahora diputado local Cipriano.

Algunas semanas más tarde, para ser precisos en enero, el PAN municipal y estatal, donde el ahora diputado por Ixmiquilpan ha colocado también a varios seguidores, iniciaron un proceso para expulsar de sus filas al actual alcalde de Ixmiquilpan.
Después de toda esta controversia el pasado fin de semana el interior de la alcaldía se tiñó de amarillo, lo que significa que el alcalde nuevamente se adhirió a las filas del PRD, donde también ya fungió como su dirigente.