Lo del SNTE al SNTE

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreLa convocatoria para la renovación de la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) marca los días 23 y 24 de marzo para realizar el vigésimo segundo congreso seccional extraordinario, en el cual se habrán de elegir la nueva dirigencia sindical.

El procedimiento marca que previo al congreso habrá asambleas delegacionales para designar a 700 delegados con voz y voto en el congreso seccional extraordinario. En ellos recaerá la representación de más de 44 mil trabajadores de la educación y serán ellos quienes determinarán quién será su nuevo secretario o secretaria general.

El congreso se pospuso varios meses pero finalmente será el mes próximo cuando las dos principales fuerzas que conviven al seno del magisterio hidalguense se enfrenten. Por una parte la corriente que dirige el secretario general de la Sección XV, Sinuhé Ramírez, y por otra la que encabeza Moisés Jiménez.

Pero en ningún relevo de esta clase, por la importancia que tiene el sindicato de maestros en todos los ámbitos, al menos en Hidalgo, el gobierno estatal puede estar ajeno a  su desarrollo.

Hace varios meses en vísperas del congreso estatal, el equipo del gobernador Omar Fayad distribuyó una imagen que se publicó en distintos medios, donde se veía al mandatario hidalguense con el dirigente nacional del SNTE, Juan Díaz de la Torre, durante una reunión en la capital del país. El mensaje era fuerte y claro. Pocos días después se confirmó la noticia de que el congreso estatal sería aplazado hasta el 2017.

Hoy se mencionan varios nombres afines a una y otra corriente interna del magisterio como los más viables para ser electos secretarios generales.

Del lado de Sinuhé Ramírez se menciona con insistencia a Luis Enrique Morales Acosta, Juan José Luna Mejía, Said Vargas Sáenz, Lucrecio Leines Medécigo, Eliseo Molina Hernández, Valentín Zapata Pérez y Víctor Trejo.

Por el lado de Moisés Jiménez figuran: Albertico Luna Naranjo, Libertad Silva Vega, Leticia Lazcano Contreras y Heriberto Molina Santiago.

Sin olvidar a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en donde asoma su líder, Armando Azpeitia Díaz.

Un factor determinante en este caso será conocer hasta qué punto sigue vigente el liderazgo de Moisés Jiménez en el magisterio pues la gris gestión de Ramírez nunca logró opacar del todo a su antecesores.

También vale la pena tomar en cuenta que varios de los “aspirantes” mencionados no son elegibles como delegados al congreso estatal y por ello tampoco lo son como miembros del comité a integrarse.

Esta situación también quitará del escenario a operadores políticos de Moisés Jiménez que desde hace tiempo ya trabajan en la concertación en distintas regiones de la entidad, preparando el camino para ganar la mayoría de los delegados y con ello asegurar el triunfo de un secretario general surgido de su establo.

Es tal la importancia que tiene la definición de la nueva dirigencia estatal del magisterio que los expertos ya hablan de llevarse de Hidalgo el congreso extraordinario a estados como Morelos o Estado de México, donde las redes políticas de Moisés Jiménez no tengan el mismo peso. Estatutariamente es factible y en el pasado ya se hizo una operación similar.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio