Importancia de CDI: caso Hidalgo

David Colmenares

David ColmenaresLa Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) es un organismo descentralizado del gobierno federal, vinculado con la Secretaría de Gobernación. Tiene 13 años de existencia, en mayo cumplirá 14, y como dice la ley: la razón de su creación es “orientar, coordinar, promover, apoyar, fomentar, dar seguimiento y evaluar los programas, proyectos, estrategias y acciones públicas para el desarrollo integral y sustentable de pueblos y acciones públicas para desarrollo integral y sustentable de pueblos y comunidades indígenas de México”.

Además de sus atribuciones el gobierno federal, a través de la CDI, desarrolla obras y acciones que permiten la atención a pueblos indígenas, con el fin de elevar su nivel de vida, pero con pleno uso y conocimiento de sus derechos.

Desde hace poco más de tres años la CDI es dirigida por Nuvia Mayorga Delgado, a quien tuve oportunidad de conocer en la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, en tiempos en que Hidalgo fue gobernado por Miguel Ángel Osorio Chong, con quien fue secretaria de Finanzas y como tal participó en trabajos de la Comisión Nacional Hacendaria, formando parte del Secretariado Técnico de la misma.

Nuvia logró las dos posiciones más importantes en la Coordinación Fiscal, fue coordinadora de la Comisión Permanente y presidenta de la Junta Nacional de Coordinación Fiscal.

Pasó por el Congreso de la Unión y encabezó la Comisión de Presupuesto, de donde pasó a la CDI, lo que requiere capacidad de concertación, conocimiento del tema social e indígena, trabajar abajo, con la gente, y con buenos resultados.

Entre las obras y acciones de la CDI en los últimos tres años se han canalizado recursos federales, a través de cinco programas: derechos indígenas y acceso a la justicia; infraestructura indígena; apoyo a la educación indígena; para el mejoramiento de la producción y productividad indígena; y para preservación y fomento de la cultura de pueblos indígenas. Ha canalizado inversión a través de siete vertientes, con una inversión a nivel nacional de 39 mil millones de pesos y esto es lo importante, más de 5.5 millones de beneficiarios.

La inversión ha estado prorrateada entre entidades y regiones indígenas, con alto grado de responsabilidad y transparencia. Por supuesto que a Hidalgo le han correspondido recursos de inversión por poco más de 3 mil millones de pesos, particularmente en infraestructura y salud. La Huasteca es la región más relevante, con alrededor de dos terceras partes de lo invertido, particularmente en infraestructura, con más de 229 mil beneficiarios, de 438 mil en el estado.

Finalmente, es importante resaltar la armonización legislativa y el apoyo legal a indígenas con algún tipo de proceso penal, agrario o administrativo, para lo cual la CDI desarrolló el Sistema para la Asistencia de Abogados Intérpretes y Traductores de Lenguas Indígenas, que ha sido útil para el proceso de excarcelación.

 

 Twitter: @davidcparamo