La mano de Aunard

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNALa fortuna le sonrió a finales del gobierno de Osorio Chong, dio un gran brinco al pasar de director general de Mercadotecnia y Promoción Turística a secretario de Desarrollo Económico en la entidad. Antes, incursionó en el negocio de los restaurantes. La oportunidad vino gracias a que domina el idioma inglés. Al inicio del gobierno de Francisco Olvera le encargaron la secretaría particular del gobernador. Pero la gran oportunidad la tuvo después al ocupar la titularidad de la Secretaría de Finanzas. Ahí fue donde se consolidó e inclusive desde donde se confrontó abiertamente con otros miembros del gabinete. De la Rocha Waite, alimentado por las concesiones excesivas que le permitía Olvera, era en los hechos un operador político y movía las piezas según sus intereses. Hecho que ocasionó no pocas confrontaciones al interior del gabinete, al grado de que Olvera les recriminaba duramente que se ponían el pie entre ellos, conformando alianzas internas sin preocuparse por las consecuencias. Con la mira en las elecciones del año pasado inició una campaña de imagen en revistas de sociales, dedicadas a la alta sociedad del estado, donde era recurrente verle, lo mismo en eventos políticos, bautizos, bodas, cumpleaños o conciertos.

Es precisamente a finales del sexenio anterior, en pleno proceso electoral, cuando la pugna por la candidatura a la presidencia de Pachuca entre el candidato del entonces gobernador, Ricardo Crespo y Mirna Hernández, que venía impulsada desde Bucareli, llegó a tal grado que empezó a autopromocionarse como el tercero en discordia.

Su intentona fracasó, pero tenía sus cartas guardadas, a días de la elección ordenó una campaña intestina en redes sociales, en contra del entonces presidente municipal, Eleazar García, además de retrasar intencionalmente la transferencia de determinadas partidas al ayuntamiento. Pero el fin del sexenio no fue el fin para él, desde su despacho de asesoría financiera, ubicado frente al restaurante que solía frecuentar al sur de la ciudad capital, presta ahora sus servicios de consultoría, precisamente a la secretaría donde fue titular. Su influencia es tal que el nombramiento de Mireya Borrego como una de las directoras de esa dependencia fue propuesta suya, acción que sirvió para hacer a un lado la propuesta oficial.

Aunard fue la puerta infranqueable de Olvera y con quienes prácticamente todos, dentro y fuera del gobierno, tenían que acordar y pedir un pase al despacho que casi nunca llegaba. No tenía carta de político cuando empezó a hacer funciones de político. Malo en la operación política, como lo demostraría reiteradamente después. No se ha ido y dicen quienes lo han oído, “que el que respira, aspira”.

 

 Twitter: @David_Tenorio