Denuncias no deben desatar una cacería de transportistas

 

-Solicitaron a la Semot garantizar buen trato porque no todos cometen abusos

-Ante constantes quejas por parte de usuarios en alteración de tarifas vigentes

REQUERIMIENTOS

 

Milton Cortés

p8-operativosCon el anuncio de la Secretaría de Movilidad y Transporte de Hidalgo (Semot) donde confirmó la implementación de operativos en las distintas rutas del transporte púbico de Pachuca, trabajadores del volante consideraron necesaria esa labor, siempre y cuando no se convierta en una “cacería de brujas”.

La dependencia reconoció que recibe reportes constantes por parte de usuarios en torno a la alteración del costo de la tarifa, lo que ha obligado a mantener dichos operativos de supervisión con la intención de que los usuarios no sean afectados.

Consideró el organismo que ha conminado de manera enérgica a concesionarios del transporte, así como a operadores, a respetar las tarifas vigentes en todas las modalidades del transporte dentro de la ciudad, al detallar que su obligación es brindar adecuadas condiciones de servicio y eficiencia.

Los trabajadores del volante difundieron que debe respetarse la postura de las autoridades, pero aclararon que quienes incurren en esta práctica no son todos los choferes y en ese sentido debe anteponerse el reglamento antes de iniciar una persecución en contra de transportistas.

En caso de que se detecte alguna alteración en tarifas, se aplicarán sanciones vigentes, que contemplan además del cobro de multas la remisión de unidades en depósitos vehiculares, hasta suspensión temporal de las unidades o en el peor de los casos la revocación de las concesiones.

Sin embargo, y pese al anuncio de la dependencia estatal, las quejas en contra de taxistas de la ciudad es cada vez más recurrente, puesto que argumentan los usuarios que cada operador aplica la tarifa a su conveniencia, sobre todo cuando se sobrepasa el límite de las 19:00 horas.

Los afectados indicaron que en lugares concurridos de la ciudad ya se hace el exhorto a la población a hacer uso de las redes sociales para que por medio de los teléfonos celulares se tome video o fotografíe la matrícula de la unidad en la que se registró un abuso en el cobro de la tarifa y evidenciar a quien incurra en tales faltas.