PAN con lo mismo

Juan José Herrera

Juan José HerreraAprovechando los vacíos legales el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, acudió a Hidalgo para hacer sentir su presencia durante la ceremonia de protesta del dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Asael Hernández.

Dicha acción no significó, como bien podría pensarse, otro acto anticipado de campaña en su carrera hacia la silla presidencial que disputa al interior de su propio organismo político con Margarita Zavala y Ricardo Anaya, o al menos aún no hay acusaciones públicas al respecto.

En dicho programa del día; sin embargo, no estaba contemplada, al menos no para los acarreados que desgañotaban y aplaudían la segunda unción del exalcalde de Tezontepec de Aldama al frente del panismo hidalguense, ningún viso de violencia.

No obstante, también hubo otras presencias destinadas a opacar el brillo, como lo fueron reducidas huestes de Cipriano Charrez que pretendían reventar el evento, cosa que al final no sucedió y que quedó sólo en unas cuantas patadas y jaloneos entre civilizados y cultos militantes, aunque la venganza posterior defenestró ayer a Charrez como cabeza de bancada del Congreso local, dejando en su lugar a Luis Baños.

La llegada de Asael Hernández se da, otra vez, en medio de escándalos derivados incluso de su pasado como edil y potenciados por supuestos malos manejos y pendientes económicos que debe resolver, al igual que el exgobernador de Puebla, obligado a aclarar el destino de recursos millonarios durante su gestión.

El “espaldarazo” de Moreno Valle, si es que todavía hay alguien que quiera verlo así a estas alturas, confirma también las divisiones intestinas que atraviesa un partido con altas posibilidades de reasegurar el triunfo en 2018, ante la caída estrepitosa del PRI y las obligadas negociaciones para no entregar la estafeta a Andrés Manuel López Obrador y su Morena, que despunta, una vez más, en las encuestas.

A pesar de sí mismo, este efecto “tricolor” le bastó a Hernández Cerón para “ofrecer” resultados durante la pasada contienda, que le costaron al PRI ayuntamientos tan importantes como Pachuca o Mineral de la Reforma, donde los propios excesos endurecieron la perspectiva social, motivo por el cual mantuvo la confianza para continuar.

En puerta tiene Asael un nuevo y necesario reacomodo en la entidad para llegar con bases sólidas a la próxima elección; las próximas visitas de personajes como el propio Ricardo Anaya o la esposa de Felipe Calderón, definirán el rumbo que habrá de seguir el panismo local, aunque al parecer es exactamente lo mismo.

 

UN DATO. A propósito de Moreno Valle, apenas este lunes el exgobernador de Puebla recibió por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial el documento que acredita su nombre como marca registrada para su uso en la difusión de campañas políticas. Dicha solicitud, según el portal del organismo federal, fue presentada en abril de 2016, cuando aún fungía como jefe del Ejecutivo poblano (¡vaya previsor!). ¿Cómo la ve?

 

      Twitter: @juanjo_herrerap