Los muertos que vos matáis gozan de cabal salud

Andrés Torres Aguirre

 

Andres Torres AguirreSube la temperatura en el magisterio hidalguense al acercarse la fecha del congreso estatal en el cual se renovará la dirigencia de la Sección XV del SNTE. El tema es de especial interés para el gobierno del estado si sólo tomamos en cuenta que el sindicato de maestros es el más grande, dinámico y politizado de todos los que existen.

Hace unos días la dirigencia magisterial dio inicio a un proyecto para concluir la gestión de su líder Sinuhé Ramírez, quien declaró que su único interés es dejar un sindicato fortalecido y un magisterio unido y trabajando.

Pero esta operación final responde a la clara intención de cerrar cualquier rendija a la corriente fiel y que extraña a exdirigentes como Moisés Jiménez y Mirna García. El despliegue sindical también pretende atender carencias en materia informativa y blindar el proceso electivo, aunque en todo momento niegan injerencia en el posible resultado.

El secretario general de la Sección XV del SNTE reconoce que hay maestros que añoran liderazgos como el de Jiménez y García, eran tiempos donde se privilegiaba a sus más cercanos colaboradores y “la divisa” sindical era el manejo de plazas, horas y una serie de derechos laborales que sólo eran permitidos a unos pocos. Ramírez jura que durante su gestión luchó por erradicar esas prácticas.

Pero llama poderosamente la atención que en la Secretaría de Gobierno, al menos en cinco ocasiones los últimos meses (confirma el personal de la dependencia), el exsecretario de la Sección XV, Moisés Jiménez fue recibido.

Fiel a su estilo, Moisés Jiménez cambia de vehículo por lo menos una vez para acudir al edificio del gobierno del estado donde en el estacionamiento ya lo espera un secretario de Simón Vargas, quien lo conduce hasta su despacho. Al salir, el exdirigente repite el procedimiento y utiliza distintos vehículos y rutas para retirarse.

Hay que recordar que el secretario Simón Vargas, un excolaborador cercano de la profesora Elba Esther Gordillo y, según los anales periodísticos, fue determinante para la conformación de los proyectos políticos de la lideresa.

De aquellos tiempos data la relación entre Vargas y Jiménez, pero la incertidumbre queda para el presente en Hidalgo; una reunión entre estos personajes podría interpretarse como el reencuentro de dos viejos camaradas. Cinco visitas tienen claramente otro propósito, más si estamos en vísperas de un congreso extraordinario del sindicato de maestros.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio