Evolución en familias

Fecha. Día de la familia mexicana es el primer domingo de marzo; crear conciencia de la importancia de los hogares familiares

INEGI. Los cambios suscitados en diversos aspectos sociodemográficos se reflejan en transformaciones progresivas en el comportamiento familiar

DIMENSIONES 

Jocelyn Andrade

p8 FAMILIA (TRABAJO JOCELYN) (1)La familia, de acuerdo con la Declaración de los Derechos Humanos, “es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”.

Los roles de género, el retraso de la maternidad, el aumento de la cohabitación como inicio de la vida de pareja y de las uniones posteriores a la ruptura o divorcio, maternidades, paternidades sociales y biológicas, cambios económicos, e incluso de tendencias sociales, generan ajustes y reacomodos en las estructuras familiares y en la concepción de la misma.

Desde 2005, se instituyó en el país el “Día de la familia mexicana”, el primer domingo de marzo, con el objetivo de crear conciencia de la importancia de los hogares familiares, con el propósito de hacer frente y crear políticas públicas orientadas a proteger los vínculos de sus integrantes.

 

EL HOGAR FAMILIAR. Datos de la Encuesta Intercensal 2015 señalan que en México hay más de 31 millones de hogares, de los cuales el 88.9 por ciento (%) se conforman por individuos que guardan algún parentesco familiar entre sí, llamados “hogares familiares”, que, por su definición, nos aproxima a hablar de “familias”.

Por otro lado, 10.8 % no son familiares, es decir, son personas que viven solas, o con otras con quienes no guardan relación de parentesco con el jefe de hogar.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los cambios suscitados en diversos aspectos sociodemográficos, como la mayor participación de las mujeres en el mercado de trabajo, el retraso a la primera unión, la disminución de la fecundidad, las uniones consensuales y el divorcio, entre otras, se han reflejado en transformaciones progresivas en el comportamiento familiar.

Observando en retrospectiva la conformación de los hogares por su estructura, se puede observar que durante el periodo comprendido entre el año 2010 y 2015, los hogares de tipo familiar disminuyeron su participación porcentual en el total de hogares: en 2010 era de 90.5 % y en 2015 representaron el 88.9.

Hacia 2010, de la población en hogares, 97.3 % formaba parte de un hogar familiar, y en promedio tenían 4.2 integrantes. La situación para 2015 fue que 96.5 % de la población estaba en un hogar familiar, el cual en promedio se conformaba de 4.1 personas.

 

JEFES DE HOGARES FAMILIARES. Plantea el Consejo Nacional de Población  (Conapo) que: “ser jefe de un hogar supone que sus miembros reconocen, sobre la base de una estructura de relaciones jerárquicas, a la persona con mayor autoridad en la toma de decisiones, que regularmente está presente en el hogar y es además el principal soporte económico”.

En la mayoría de los hogares familiares se reconoce como jefe a un hombre con el 73 %, mientras que en tres de cada 10, el 27 %, es una mujer quien asume este papel. Del 2010 al 2015 las jefas de familia aumentaron de 24.6 a 27 por ciento.

La posición de la mujer como jefa de hogar genera cambios en la dinámica de la familia y suele darse por viudez o separaciones, además de que esta población presenta mayor vulnerabilidad a sufrir carencias o caer en pobreza, de acuerdo con un estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés).

Para 2015 seis de cada 10 jefes(as) de hogares familiares tenían de 30 a 54 años de edad (57.7 %).

La concentración de las mujeres jefas de hogar ocurre en los grupos de mayor edad, en particular, en el grupo de 60 y más años donde se ubican 27.2 % del total de jefas, porcentaje superior al de hombres jefes de hogar con el mismo rango de edad, que es de 20.4.