Seguridad

Christian Gutiérrez

 Alguna vez en un curso de primeros auxilios alguien me dijo, «los accidentes no existen todo se puede prevenir» y las trincheras del gimnasio no son la excepción.
Todos somos vulnerables y falibles a la hora de entrenar ya sea directa o indirectamente podemos salir lesionados de gravedad y todo por un descuido propio o ajeno a nosotros.
Pregunta a tu entrenador de confianza sobre los mecanismos de seguridad con las que cuentan las máquinas y el equipo que utilizas y por favor úsalos no están de adorno, más vale prevenir que lamentar y de la manera más atenta cundo vayas a entrenar deja tu sistema de comunicación móvil en tu mochila, porque está considerado como el número uno si se trata de distracción, seguido por voltear a ver a la persona al lado o estar jugando tanto con el equipo como sin él, otra causa de lesiones graves es ocupar el equipo indebidamente para otra actividad para la cual no fue diseñada .
Tenemos que hacer conciencia del daño que nos podemos hacer si nos distraemos a la hora de entrenar y estos van desde un simple y doloroso machucón hasta una luxación de una de nuestras extremidades, si eres una persona nueva en el deporte sigue las instrucciones del entrenador para eso está ahí, para asesorarte, guiarte y que disfrutes de tu rutina de entrenamiento cuidando tu integridad personal, ahora si eres avanzado no dudes en pedir su ayuda para una carga máxima, recuerda que el orgullo se queda afuera del gimnasio.
En el caso de que seas papá existen gimnasios con guardería de no ser a si busca con quién puedes dejar a tu hijo NO LO LLEVES AL GIMNASIO, no digas se porta bien, se queda sentadito, cinco segundos de distracción son suficientes para una tragedia y es lo menos quieres cuando se supone que te vas a relajar y a sacar todo el estrés.

 

Twitter: @entrenasinparar