Casi llegan primeras calderas a su destino en refinería Tula

 

-Representa un movimiento de carga mayor a 5 mil toneladas por carreteras

-Comenzaron el periplo hace ya más de un año, con diversas problemáticas

UNA INMENSIDAD

 

Aldo Falcón

p9-calderasA sólo unos pocos kilómetros de distancia del estado de Hidalgo se encuentran ya cuatro de las ocho megacalderas que servirán para la restructuración de la Refinería Miguel Hidalgo, ubicada en el municipio de Tula de Allende.

Las piezas a transportar son seis tanques “coke” y dos torres fraccionadoras que cuentan con más de 83 metros de largo (incluyendo la flecha), 11 metros de ancho y 13 metros de altura.

El peso de cada tanque es de aproximadamente 700 toneladas y las torres fraccionadoras de 153 toneladas con sus aditamentos; en total el movimiento de carga es de 5 mil 118 toneladas.

Después de 12 meses de travesía a una velocidad de 2 a 5 kilómetros por hora, una gran logística que se implementa en el desmonte de puentes y colocación de los mismos al terminar cada maniobra y bajo el resguardo de Policía Federal, estos grandes camiones atravesaron más de mil kilómetros, al recorrer cuatro estados de la república.

Cabe mencionar que sus trayectos los realizan de 10 de la noche a cinco de la mañana para no entorpecer el tránsito, en algunos puntos fueron abiertos carriles temporales así como carriles de contraflujo para agilizar el traslado de personas por estas carreteras, algunos conductores no perdieron la oportunidad de tomarse la foto con estas grandes calderas que les genera gran asombro.

En varias comunidades tuvieron suspensión momentánea de energía eléctrica, debido a que los cables fueron cortados para el paso de dichas calderas; sin embargo, poco después se restableció el servicio.

Personal encargado del traslado comentó que uno de los principales problemas que retrasa su labor es la Comisión Federal de Electricidad (CFE) debido a que no cumple horarios establecidos; “nos citan a las siete de la mañana para el corte de energía y pasar pero llegan a las nueve o diez y no quieren volver a reconectar porque ese equipo no realiza esa labor”.

Respecto a si son afectadas las carreteras por el paso de estas moles, comentaron que es al contrario, ya que hay caminos que tienen que bachear o reasfaltar porque se encuentran en pésimas condiciones.

La refinería de Tula se encuentra en proceso de implementación de tecnología procedente de España, estas calderas gigantes, adquiridas por la empresa estadounidense Bechtel Hydrocarbon Technology Solutions, serán empleadas para realizar el proceso de “coquización retardada”.