Nulifica sindicato plazas otorgadas por exlíderes

 

 -Precisó Sinuhé Ramírez casos detectados para los familiares y amigos

-Corroboró alrededor de 500 cargos que presentaban algunas anomalías

EN EL SNTE

 

Adalid Vera

p4-bajaVarias plazas magisteriales fueron dadas de baja porque los titulares no pudieron comprobar que laboraban en el Sector Educativo, reconoció Sinuhé Ramírez, secretario general de la Sección XV del SNTE, sobre todo las que pertenecían a familiares y conocidos de exdirigentes quienes en su momento las facilitaron.

De 500 plazas para personal comisionado que identificó Ramírez Oviedo, sólo 150 resultaron reales, mientras que el resto fueron asignadas por exdirigentes magisteriales para beneficiar a sus propios familiares y conocidos.

Esta situación trascendió luego de revisar las plazas de comisionados, a fin de esclarecer cuentas y acciones del Comité Ejecutivo Seccional.

Sin embargo, con el objetivo de no dar de baja de manera arbitraria las 350 plazas irregulares, Ramírez Oviedo solicitó a los titulares que demostraran su antigüedad y comprobaran trabajo real a fin de no perderlas. Muchos lograron acreditar su trabajo y conservaron su plaza, pero otros no; es decir, que resultaron ser “aviadores”, porque cobraban un sueldo puntualmente sin trabajar.

Algunos sindicalizados tuvieron que ser reubicados para conservar sus fuentes de empleo, ya sea en escuelas o en áreas administrativas, mientras que las restantes claves ya fueron dadas de baja por la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH).

“Quienes no comprobaron (su trabajo) tuvieron que ser retirados, la SEPH se encarga de eso, pero no tengo el número”.

Por su parte la titular de la SEPH, Sayonara Vargas, estimó que fueron cerca de 200 las plazas dadas de baja por estas irregularidades, hecho que incluso fue avalado por la Auditoría Superior de la Federación.

“Esa es información pública de 2015, hay 220 empleados comisionados al SNTE y que también cobraban en SEPH. Hay que ver quiénes están y quiénes ya no”.

A partir de 2016 la secretaría está obligada, sentenció, a verificar que los trabajadores no estén “dobleteando” sueldos.