¡Al fin!

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreMás que discretamente dio inicio el proceso interno priista para renovar desde la dirigencia estatal hasta los comités municipales y seccionales de Pachuca.

Los priista dirán lo contrario pero arrancan sus trabajos renovadores con tan severa demora que corren el riesgo de ser impugnados ante las autoridades correspondientes, no sólo por el hecho en sí, sino porque su aún dirigencia ya no contaba a con potestad jurídica para firmar acuerdos.

Todo esto confirmado por abogados “tricolores”. Pero, ¿cuáles serán las verdaderas razones por las que el priismo hidalguense demoró tanto el comienzo de esta renovación? De manera oficial el PRI argumentará que la cercanía entre la elección para renovar la gubernatura y la interna obligó a posponer esta última y así fue, pero posponer siete meses más el procedimiento, arriesgarse a una sanción y sobre todo dejar prácticamente en vida latente al partido no es algo que pueda pasar así como así.

De entrada la llegada de un nuevo gobernador y primer priista a Hidalgo repercutió directamente en el organigrama del partido, siendo la primera muestra el retiro de recursos y privilegios a los empleados del andamiaje en el cubo de Colosio. Tal fue la sequía que delegados, líderes y seccionales se quejaron en todas partes, primero: de los adeudos que estaban pendientes de la campaña, segundo: del recorte a la mensualidad que recibían vía el partido.

Con quejas y todo nada pasó en el PRI, hasta los aspirantes a la dirigencia se cansaron de filtrar a la prensa mientras que los adivinos de la política local olvidaron el tema y escribieron de otros asuntos, ya que sus predicciones de plano no se cumplían. Quedó claro que el tema definitorio en el partido “tricolor” de Hidalgo pasa por la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México y por Palacio de Gobierno en Pachuca. Ahí sus dos principales inquilinos definirán quién, cuándo y cómo. Nuevamente las predicciones; por una parte señalan que habrá sangre nueva en el torrente “tricolor”, adiós a los triglicéridos y colesterol del pasado, todo en concordancia con la renovación que inicia y termina en el gobierno del estado. Otros aseguran que será un osorista con certificado de origen quien ascienda a la presidencia estatal del PRI.

Lo que sea que suceda está directamente conectado a la elección federal de 2018 y la eventual candidatura del hidalguense Miguel Osorio a la presidencia de México, ya que el “buen juez por su casa empieza” y ningún eslabón puede quedar suelto si es que el secretario de Gobernación emprenderá la empresa política más importante de su vida. Aunque primero debe ser candidato y luego guardar las formas y protocolos con los liderazgos de cada entidad, eso es determinante.

 

  Twitter: @bamtorre

 @vocales-radio