Ojo por ojo

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNAHammurabi, rey de Babilonia, consagró el principio de retribución penal, conocido como la Ley del Talión (talis: semejante). Es decir, que la pena no era un equivalente al daño causado, sino su exacta medida. Con el fin de evitar los castigos desproporcionados, el Código de Hammurabi inauguró la noción taliónica de “ojo por ojo” o “al que quebrare un hueso se le quebrará un hueso”, norma que marcó al mismo tiempo el derecho y el límite del ofendido para devolver el mal con otro idéntico.

La Ley del Talión ponía un límite a la antigua y desproporcionada costumbre, donde el ofendido podía ejercer sobre el ofensor una represalia infinitamente superior, en cantidad, al mal padecido, o en extensión (familias, estirpes, etnias), o en el tiempo (no terminar nunca).

Este breve antecedente histórico viene a colación, porque recientemente en Ixmiquilpan tres sujetos fueron sorprendidos robando en un domicilio de la comunidad El Tephé, donde uno logró escapar, pero los lugareños atraparon a dos, los golpearon y a uno de ellos le cortaron la mano con un machete.

Apenas el fin de semana le cortaron el dedo a otro presunto delincuente. En diferentes partes de la entidad, y muy recientemente en Pachuca, es común ver en diversas colonias mantas con el mensaje: “Alto, no te arriesgues. Si te agarramos robando no te la vas acabar, te vamos a linchar”.

Las advertencias de linchamiento son un fenómeno que busca inhibir la delincuencia, ante la falta de confianza en las autoridades. En Ixmiquilpan puede esgrimirse el uso de “tradiciones y costumbres”, pero pareciera más una afrenta de los grupos políticos locales.

En Tizayuca recientemente han sucedido diversos hechos delictivos y en Pachuca las amenazas de escarmiento colocadas por los vecinos en diferentes colonias de la capital evidencian el hartazgo ciudadano ante el aumento de la delincuencia y la incapacidad de las fuerzas del orden para contenerla.

Y sí, ¿un inocente es linchado? ¿Ojo por ojo?

 

 Twitter: @David_Tenorio