Responsabilidades

Juan José Herrera

Juan José HerreraAmarrado de manos ante el verdadero “hombre fuerte” de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH) de la administración anterior, el exsubsecretario de Finanzas, Pablo Pérez (quien a la fecha continúa como prófugo de la justicia por presuntos desvíos millonarios en esa dependencia estatal), a Joel Guerrero, el entonces titular, le ofrecieron otra salida.

Sin descuidar protocolos ni desestimar confianzas, Guerrero Juárez apostó por una tersa partida del estado para incorporarse, merced a sus relaciones con el secretario de Gobernación, Miguel Osorio, como director general del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), puesto que dejaba la hoy diputada federal por Hidalgo, Carolina Viggiano.

Corría 2015 y ya despachaba desde esa dirección Guerrero cuando surgieron los primeros problemas relativos a la repartición de uniformes que el organismo educativo debía destinar a las comunidades más marginadas del país, a las cuales se supone que atiende Conafe.

Pero es hasta ahora, con la reciente publicación por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) del Informe del Resultado de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2015, cuando trasciende que no sólo en ese rubro existen serias contrariedades sino además en la manera en que Conafe, o su titular o personal a su cargo en todo caso, adjudicó contratos al Fondo de Fomento y Desarrollo de la Investigación Científica y Tecnológica de la Universidad Autónoma del Estado de México (Fondict-UAEM), pese a que esta instancia era incapaz de realizarlos.

Los números rebotan cuando el análisis específico del referido fondo indica que tuvo que recurrir a la contratación de otras empresas (mediante triangulación) para resolver dichos contratos, relativos a la compra de uniformes y útiles, que al final o no llegaron a los estudiantes o fueron pagados con sobreprecios por un monto que rebasa los 645 millones de pesos.

En el Apartado 4º de dicho informe la ASF expone que “se revisaron tres pedidos, un convenio y dos convenios modificatorios, celebrados con cuatro proveedores de bienes, por 695 millones 473.7 mil pesos, para adquisición y suministro de útiles y diccionarios escolares, auxiliares didácticos, playeras y mochilas, otorgados bajo procedimientos de Adjudicación Directa y Licitación Pública”.

Además de diferencias en economías inexistentes reportadas, por lo que recomendó al Conafe fortalecer mecanismos de supervisión y control, además de observar que el Manual General de Organización, vigente en 2015, no fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), “por lo que no existe certeza jurídica en las actividades que realizan los servidores públicos del Conafe”.

Con todo ello en contra, y mucho más, lo cual refleja el amplio informe, el ahora exfuncionario federal deberá despejar las dudas de un organismo señalado ya en otros tiempos de no cumplir a cabalidad con sus responsabilidades. El plazo para las aclaraciones vence en abril.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap