A lo lejos

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreDe forma discreta, casi a escondidas, el Comité Estatal del PRI inició el proceso para renovar 55 comités municipales, que tenía pendiente desde hace varios meses.

Entre los asuntos que arrastra el “tricolor” hidalguense en materia organizacional, destaca la elección de una nueva dirigencia que actualmente encabeza Alberto Meléndez, pero cuya vigencia no sólo está en duda por el tema de interpretación estatutaria sino por cómo se diluyó su presencia hasta llegar a ser un líder transparente en los últimos días.

La falta de definiciones en el “tricolor” se presume como una consecuencia del manejo político electoral que el primer priista de Hidalgo hace en una cuidadosa medida de tiempos, pendiente del desarrollo de los acontecimientos electorales en el Comité Ejecutivo Nacional. Doble importancia hay en este meticuloso manejo si traemos a la escena al hidalguense Miguel Osorio, actual secretario de Gobernación, y uno de los personajes que más se mencionan como posible candidato de ese organismo político a la Presidencia de la República en el 2018.

Quizás por esta espera calculada es que en Hidalgo el PRI hace como que trabaja pero avanza poco. Hace unos días varios grupos de militantes se quejaron de la falta de difusión a la convocatoria para la trasformación municipal y hay municipios como Ajacuba donde ya sólo existe una pequeña célula “tricolor” y es a ella a la que le encargan ¡la renovación!

Hay más pruebas de que en el PRI hace falta dinero, porque está claro que esa es la sabia que aceita los vasos comunicantes de su estructura, dinero o la promesa de alguna mejoría a sus fieles soldados.

En Pachuca; por ejemplo, son frecuentes pero no publicitadas las reuniones de personajes importantes en la estructura “tricolor”, incluso se pide discreción a los asistentes a estos eventos, lo cual es lógico si recordamos que en la mayoría de los seccionales, incluido Mineral de la Reforma, hay un enorme adeudo, generado desde la campaña del año pasado.

La militancia priista acostumbrada a obedecer sin cuestionar se encuentra absorta ante la falta de una línea clara respecto a la renovación y a la cercana selección de candidatos.

Por si fueran pocos los males para el partido, ya hay un grupo de especialistas trabajando en la conformación de carpetas con los perfiles de los que podrían ser la nueva generación de candidatos a diputados federales, algo que a estas alturas es lógico que esté en pleno desarrollo, pero no lo es tanto, si se hace en oficinas y con personal ajeno al PRI.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio