El vínculo

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNAHay una historia añeja que relata cómo un padre avisa a su hijo que tendrá que casarse con la mujer que le elija, a lo que el vástago se niega. El progenitor ataja y le dice que es la hija de Rockefeller, el heredero dice sí. Entonces el padre busca a Rockefeller y le pide a su hija en matrimonio para su descendiente. Rockefeller responde negativamente. El padre agrega que su hijo es el gerente del Banco Mundial.

Rockefeller aprueba. Finalmente el padre visita al presidente del Banco Mundial y le solicita nombre a su hijo como nuevo gerente, la petición es rechazada. Pero el padre agrega que su sucesor se va a casar con la hija de Rockefeller. Por lo que el presidente acepta. Así funciona la política, se construyen puentes inclusive donde no los hay.

La historia viene a colación por lo sucedido en Ixmiquilpan, donde Pascual Charrez rompió los acuerdos firmados apenas pasadas unas horas e impidió la realización de un evento encabezado por el gobernador Omar Fayad con motivo del inicio del periodo vacacional.

Los supuestos grupos inconformes decidieron de manera calculada bloquear la carretera. El estado no puede ser vapuleado por un grupo minoritario ni debe ser rehén de gremios, pueblos, sindicatos o personajes cuyo poder regional construido al auspicio del estado los coloca en una posición de enorme privilegio.

Así, como en la historia donde se construye una realidad a partir de la nada, la otra cara de la moneda es cuando existen elementos que los unen. El vínculo es meramente clientelar: favores por sumisión y obediencia.

 

 Twitter: @David_Tenorio