GRILLERÍAS

 CUIDADOS

 GrilleríasAnte el pago de salarios adelantados, porque la quincena coincidió con el Sábado de Gloria, así como por el arribo de personas que cruzaron por la “Bella Airosa” para visitarla o bien para dirigirse a otras latitudes, los cajeros de la ciudad se vieron bien resguardados por oficiales que vigilaban que no hubiera ningún sobresalto. Los grillitos reconocen el esfuerzo de los uniformados, quienes como otros profesionales en estos días no tienen asueto.  

 SEÑALES

Notorio fue el incremento de vehículos que atravesaban las principales salidas y entradas en municipios hidalguenses; aunque los más pequeños en los hogares ya descansan desde el sábado pasado para muchos de la clase trabajadora el asueto apenas comenzó este miércoles por la tarde. En esa medida fue que el jueves la movilización de automotores para dirigirse a algún punto de descanso se hizo más notoria, además de evidenciar la calma para los grillitos que permanecen en la ciudad.

Y en este ánimo de tranquilidad, para este viernes en que los viacrusis se estiman en no menos de 15 puntos en la capital de Hidalgo las disposiciones por las autoridades ya están al 100 % y es que desde este miércoles las actividades y representaciones católicas que ya son tradición en los diferentes templos de Pachuca tomaron un mayor énfasis; sin embargo, es hoy con la escena de la crucifixión de Jesús de Nazaret que el cúmulo de personas aumenta en los trayectos trazados.

Para quienes asisten, como espectadores, las recomendaciones son vestir ropa y calzado cómodo, así como mantenerse hidratados para evitar afectaciones en la salud.

EXAGERACIONES

Los que de plano no le pierden en nada son los directivos del Club de Futbol Pachuca, pues resulta que anunciaron un costo de 400 pesos por boleto para su partido contra las Chivas de Guadalajara, pero con la opción de comprarlo en una especia de combo: al adquirir también el de para la justa contra Monarcas de Morelia, jugado este miércoles, pagarían solamente 350. El hecho es que estos costos representan un detrimento para la economía de los verdaderos aficionados a un equipo que tiene sus altas y bajas, pero que sólo es visto por sus dueños como un gran negocio al que no le interesa nada la afición.