Puede juicio terminar en utilización de fuerza pública

DESAHUCIO

Alberto Quintana

tribunalLa titular del Juzgado Cuarto Civil de Pachuca, Ninfa Vargas Mendoza, afirmó que un juicio de desahucio, en el cual un arrendador demanda al arrendatario la desocupación de un inmueble por la falta de pago de dos o más rentas, puede llegar como -última instancia- al uso de la fuerza pública.

Esta situación ocurre cuando, una vez desahogado el procedimiento de lanzamiento o desocupación de la propiedad, el juez falló a favor del arrendador y se agotaron los plazos establecidos para que el arrendatario pagara o desocupara el lugar de manera voluntaria.

Vargas Mendoza precisó que en la ejecución de esta medida no existe violación a los derechos humanos, pues el deudor tuvo la oportunidad de defenderse en un juicio y además, al perderlo, contó con tiempo suficiente para ponerse al corriente.

Cuando se le hace saber que tiene una demanda en su contra y se le requieren las rentas pendientes por medio de un actuario, el demandado puede pagar al momento y entonces el juez le concederá un plazo de 60 días para desocupar el inmueble si se trata de una casa-habitación o de 90 días si corresponde a un local comercial, con el pago de las rentas correspondientes.

“El Código de Procedimientos Civiles establece que el adeudo debe ser de dos o más mensualidades, entonces el arrendador puede promover el juicio de desahucio, para que se le paguen esas rentas y las que se vayan generando durante la tramitación del juicio”.

En estos casos, la parte demandada puede recurrir a un recurso de apelación para impugnar la condena de desocupación del inmueble y el pago de las rentas, por medio de documentos donde intente hacer valer alguna justificación.