Prevalece robo de hidrocarburos a Pemex desde Hidalgo; informe

 

-Mantiene la entidad primeros sitios en tomas clandestinas a la paraestatal

-Suma la Procuraduría estatal acciones como valoración de recompensas

DELITOS GRAVES

 

Jocelyn Andrade

p3-pemexEn lo que va del año se han detectado más de 130 tomas clandestinas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Hidalgo.

De acuerdo con la solicitud de información con número de folio 1857200099717, realizada a la paraestatal, tan sólo del 1 de enero al 28 de febrero fueron detectadas 130 tomas; sin embargo, entre marzo y abril se registraron al menos cuatro fugas más.

Según dicho reporte, el municipio de Cuautepec de Hinojosa es el que registra mayor número de tomas clandestinas detectadas, con 25 en total, seguido de Tlanalapa con 24; Tula 14; Tepetitlán 10; al igual que Tepeapulco, San Agustín Tlaxiaca nueve; Tetepango seis; Pachuca cuatro; Tlahuelilpan, Tlaxcoapan, Ajacuba y Atotonilco de Tula con tres cada uno; Tezontepec de Aldama, Santiago Tulantepec, Nopala, Huichapan, Tepeji del Río y Singuilucan reportaron dos cada uno; mientras que Epazoyucan, Chapantongo, Atitalaquia y Mineral de la Reforma una cada uno.

Estas cifras sólo contemplan hasta el 28 de febrero, por lo cual deben sumarse cuatro fugas más, de las cuales dos fueron en el municipio de Pachuca, en las comunidades de Tlapacoya el 19 de marzo y Nopalcalco el 6 de abril.

Además se registró otra en San Agustín Tlaxiaca el 25 de marzo y en Tepeji del Río el 4 de abril.

 

COMPARATIVO. Con estas cifras la entidad está casi en los mismos números que reportó durante los primeros seis meses de 2016, donde hubo registro de 139 tomas clandestinas, lo que ubicaba a Hidalgo por encima de estados como Jalisco y Tabasco, de acuerdo con la solicitud de información 1857200129516.

En 2016 Hidalgo se ubicó como la sexta entidad con más ordeña a ductos de Pemex, sólo por debajo de Puebla, Guanajuato, Tamaulipas, Veracruz y Estado de México.

Durante el año pasado Tula de Allende fue el municipio con más tomas clandestinas, al contabilizar 24 en el primer semestre de 2016, mientras que Cuautepec de Hinojosa, Tlanalapa y Tepeapulco contabilizaron cada uno 17, 12 y 10 tomas clandestinas, respectivamente.

 

ESTRATEGIA. Con el objetivo de aminorar el robo de combustibles, la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo analiza la posibilidad de ofrecer un incentivo económico a personas que denuncien tomas clandestinas, confirmó su titular, Javier Ramiro Lara.

Aún no se determina el monto de recompensa, pero el procurador aseveró que será un estímulo motivador, además de que cuidará la identidad de denunciantes.

“De hecho estamos viendo también las cosas presupuestales, pero seguramente será algo que motive a la ciudadanía para poder participar”.

Y si bien el delito de robo de combustibles es de orden federal, la Policía Estatal es la que a diario se enfrenta con los denominados huachicoleros.

“La Policía Estatal, en coordinación con Policías Municipales, inclusive con la Federal, realiza diversos operativos, constantes y continuos, para detener y evitar que prolifere”, sostuvo Mauricio Delmar Saavedra, secretario de Seguridad Pública de Hidalgo.

Comentó que desde el inicio de la actual administración, de septiembre a la fecha, la policía efectúa diversas detenciones y decomisos.

En Hidalgo, de enero de 2016 al 23 de marzo pasado, la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo logró recuperó 477 mil 721 litros de combustibles, derivado de 236 intervenciones.

Entre las regiones con mayor incidencia de huachicoleros permanece el Altiplano, principalmente en el municipio de Tlanalapa, Valle de Tulancingo, en la localidad de Cuautepec y Tula, en el municipio de Tezontepec de Aldama.

En las últimas semanas se han detectado tomas clandestinas cercanas a núcleos de población, entre ellas la zona metropolitana de Pachuca.

De acuerdo con autoridades los responsables son organizaciones delictivas de Puebla y Estado de México, además de Hidalgo, que incursionaron en territorio estatal para saquear combustibles de ductos.

En el recuento de daños se tiene saldo rojo de cinco personas muertas relacionadas con la actividad de la ordeña, incluida la muerte de un menor de edad de tan sólo 13 años.

De las intervenciones de la Secretaría de Seguridad Pública estatal se logró asegurar a 45 personas, además de 303 vehículos.