Embates

Juan José Herrera

Juan José HerreraConforme avanzan los meses también lo hacen los incontables problemas que arrastra la alcaldía de Pachuca; tal parece que a Yolanda Tellería no le resultaron las promesas de campaña y sí una oleada de deficiencias que no logra solventar.

Desde su llegada al ayuntamiento, Tellería Beltrán tuvo que luchar, primero, con el recuerdo del hermano que dirigió esa misma alcaldía hace ya demasiado tiempo y cuya sombra redujo, al compararse hoy, los quehaceres de la presidenta, y después contra una serie de circunstancias que no terminan por convencer a la ciudadanía.

Si bien es cierto que su antecesor, el ¿priista? Eleazar García, dejó al ayuntamiento con temas tan espinosos como la recolección de basura, los parquímetros o la desidia de la Promotora del Club de Futbol Pachuca para el pago de sus impuestos, es la hora en que la ¿panista? no asume con claridad todas las responsabilidades que le competen.

Tan mal le va ahora a doña Yoli que hay quienes reavivan la teoría de que en realidad quien gobierna (y mal) es su esposo, Daniel Ludlow, quien metió las manos además en la designación de áreas torales del ayuntamiento y a quien, según se dice, le rinden cuentas a detalle sobre cuanto pasa en la administración, antes de informar a la alcaldesa.

Esta falta de carácter y contundencia, aún para responder de forma inmediata ante los muchos señalamientos que ya pesan sobre ella desde diversos medios de comunicación, restan credibilidad y reivindican supuestos acuerdos signados en los albores del cambio de estafetas o lo que algunos les gusta llamar “alternancia”.

Por si fuera poco crecen las quejas desde plataformas digitales frente a las condiciones que predominan en demasiadas arterias, calles, bulevares y vías de la capital hidalguense, a tal grado que hay hasta una convocatoria para ponerle nombres, con base en el calendario, a los baches de la ciudad.

La realidad rebasa, para rematar, a la munícipe con todas las presiones que ejerce uno de los grupos más recalcitrantes ligados al PRI desde hace varios trienios y que las propias conveniencias dejaron crecer, por lo que la autodenominada FOIDEH y los partidarios de Óscar Pelcastre, mantienen una ofensiva cuya instrucción es no dar tregua y evidenciar carencias, como las que prevalecen al interior de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, incapacitada para enfrentar cuestiones tan simples como los constantes asaltos al Palacio Municipal.

Sin duda, el camino para la alcaldesa es largo y lleno de trabas, la incógnita es si realmente aguantará los embates que vienen.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap