El saqueo de ductos y el IEPS de gasolina

David Colmenares

 David ColmenaresLo sucedido este jueves en Puebla, sobre el enfrentamiento de delincuentes con el Ejército y la Policía, cerca de la comunidad La Palmerita, continuado con un bloqueo en la autopista de varias horas, que nos tocó a 500 metros de donde ardían las llantas, es consecuencia de como ha crecido un problema que tiene mucho tiempo, pero que hay rebasa cualquier limite de tolerancia, siendo un ejemplo de corrupción institucional, de asociación con la delincuencia organizada, que funciona ya como cualquier corporativo con muchos frentes de acción.

La manifestación de familiares de los criminales, así como de pobladores de ese municipio, reflejan otro método vinculado con la pobreza de los pueblos.

El fenómeno es creciente.

De 2010 a 2016, las tomas clandestinas han pasado de 691 a 6159, el costo económico es cercano  a los 160 mil millones de pesos, equivale el robo a  732 00 pipas, esto es de 124 mil millones de litros. Se observa un crecimiento acelerado de este fenómeno de corrupción, donde además del daño social, está el patrimonial a PEMEX, es decir a la Nación.

Esos 160 mil millones de pesos, a los que podemos sumar aproximadamente  otros 90 mil millones de la primera década de este Siglo, significan una afectación directa a las finanzas publicas de los tres ordenes de Gobierno. Casi tres veces los excedentes petroleros pagados de 2003 a 2018.

Por otra parte, es claro que desde 2014, el IEPS de gasolinas se volvió positivo, y desde 2015 ha sido  la tablita de salvación de las finanzas públicas, particularmente las de los ordenes sub nacional y local. Pues bien, estos ingresos robados a PEMEX, se traducen en menor pago de IEPS, por tanto en menores ingresos federales y en menores participaciones a estados y municipios, recursos estos de libre disposición. Por lo tanto menor gasto social y de seguridad.

Es evidente que el viejo esquema de la ordeña y del robo en las propias plantas de PEMEX, para su venta en las carreteras de estados como San Luis Potosí o Coahuila, que se observaba a principios de siglo ha evolucionado.

Recuerdo que se intentaron muchas cosas, primero promover que se calificase esa actividad como delito grave, los delincuentes salían a las 48 horas, que PROFECO rastrease que en las gasolineras no se mezclara producto licito con el robado, medidores, vigilancia para detectar los tanque enterrados pero apareció la formación de bandas. Pero también de colusión con empleados, se habla de 130 empleados remitidos a las autoridades y hay empresas que lo compran y autoridades municipales que lo toleran.

Es un tema complicado, que si se ha atendido, quizás no lo suficiente, ni de manera integral, menos como un asunto de seguridad nacional.  Se trata de un problema de combate al crimen organizado, así como de un asunto de política de desarrollo, de política social.

Como ayer se pudo percibir, las autoridades municipales o están en el juego, o se vuelven mudas. Las familias son dobles victimas, incluso ante el acto terrible de que usasen a niños y mujeres como escudos y no olvidemos al bebe que mataron esta semana.

Esta presente en la mayoría de los estados y en cinco se concentra la tercera parte.

 

Twitter: @davidcparamo