GRILLERÍAS

CELEBRAN

GrilleríasVaya que los docentes de Hidalgo tuvieron una más que fastuosa celebración, lo cierto es que nada que ver con otros años donde los regalos y los agasajos sobraban y se replicaban en las diversas regiones, pues en esta ocasión hubo un solo festejo con motivo de su día, el cual fue encabezado por el gobernador Omar Fayad, quien estuvo un rato y después partió debido a otros compromisos. La pachanga fue amenizada por una cantante de moda… de los años 90 y hasta les rifaron seis pequeñísimos automotores. Así las cosas para la Sección XV del SNTE.

ABANDONOS

Donde algo extraño pasa a últimas fechas es en la Secretaría de Turismo pues según los grillitos, pese a las convocatorias a todos los representantes de medios de comunicación, sus conferencias de prensa lucen más que vacías, la intención del organismo es dar a conocer las estrategias para dar vida al rubro en el estado, pero quién sabe qué pasa pues ya nadie quiere asistir, lo que debe tener más que molesto al titular del organismo estatal.

APLAUSOS

Donde hay un cambio demasiado notable en cuanto a la atención a la población es en el área de Tránsito de Mineral de la Reforma, ya que los grillitos comprobaron que para realizar trámites que antes implicaban tiempo excesivo, así como dinero y esfuerzo, hoy los responsables del tema parecen muy bien capacitados para cumplir sus respectivas labores y por ende son más ágiles, además los costos bajaron mucho y en estos tiempos eso sí que se agradece.

INFAMIAS

Pero… en el tránsito no todo es color de rosa y con la llegada de las fuertes lluvias registradas en Pachuca y la zona conurbada también son más y más los baches que cubren las principales avenidas, bulevares y que además se extienden hacia infinidad de calles de colonias y fraccionamientos; un ejemplo de ello es el tremendo e infame agujero localizado al bajar del puente retorno a la altura de la Plaza de Toros de la capital hidalguense, donde para acabarla de amolar la circulación se reduce a un carril, y como ese muchos otros, lo peor de todo es que quien termina pagando es el ciudadano.