La señora presidenta

Juan José Herrera

 

Juan José HerreraEl 5 de septiembre de 2016 fue visto por muchos pachuqueños como una fecha histórica, al ser la primera vez que una mujer rendía protesta de ley como alcaldesa constitucional de la capital hidalguense.

Si bien a partir de entonces Yolanda Tellería Beltrán asumió las riendas, al menos de manera pública, de un ayuntamiento complejo y con infinidad de problemas heredados por la anterior administración, pronto topó con pared al descubrir escenarios no construidos para las féminas y donde incluso las propias mujeres pasan sobre ellas mismas al permitir toda clase de atropellos.

Muy pronto reventaron en la cara de la presidenta municipal capitalina situaciones como el sindicato, con sus consabidas presiones para obtener y mantener prebendas; la recolección de la basura, en poder de una empresa creada ex profeso con un mero fin económico; o los incontables baches “regados” por doquier que hasta la fecha no logra reparar.

A ocho meses de la llegada de la alcaldesa ¿panista/priista? prevalecen temas que parecen no encontrar solución y cada día suma desafíos por parte del personal impuesto a la fuerza, que lejos de ayudarla la perjudican más, quizá sea ese el verdadero des-propósito.

Gracias a su secretario municipal, Rubén Muñoz, estalló el conflicto con las huestes de comerciantes ambulantes comandadas por Óscar Pelcastre, bajo el auspicio de la denominada FOIDEH; merced al mismo Muñoz continúan las disputas con este sector, al grado de que sus propios inspectores golpean a quienes no poseen otra fuente de ingresos más que la venta de chucherías en las calles, quezque para hacer valer la ley.

En una intentona de justificar ante los ojos de la población el ejercicio de la violencia por parte del ayuntamiento pachuqueño, pues es claro que ninguna autoridad debería actuar como los sujetos evidenciados a través de un video subido y compartido en redes sociales, el secretario municipal sale (tarde por cierto) a declarar prácticamente que ellos no tienen la culpa de nada.

Son este tipo de desplantes y actitudes soberbias las que ponen en jaque a los representantes del pueblo, más cuando la propia señora presidenta guarda silencio sepulcral, como ya otras ocasiones (al existir problemas) prefiere hacerlo.

Demasiados rumores corren y crecen también respecto a quién gobierna realmente desde la alcaldía capitalina, quién está detrás de los incontables desatinos y quién ordena tal o cuál paso a seguir.

Habrá que esperar, seguramente como hasta ahora, a que responda el esposo.

 

Twitter: @juanjo_herrerap