Cerros, nuevo blanco en Mezquital

– Práctica común los últimos años, sin que hasta el momento ninguna autoridad ponga un alto; no sólo dañan la imagen de la región, también perjudican la naturaleza
PINTAS

Hugo Cardón

p8-montañasPintar los cerros áridos en la región del Valle del Mezquital se convirtió en una práctica común los últimos años, sin que hasta el momento ninguna autoridad ponga un alto; no sólo dañan la imagen de la región, también perjudican la naturaleza.
Actualmente son desconocidos los motivos por los cuáles en las comunidades indígenas “nació la idea” de pintar en estas elevaciones los nombres de sus comunidades; la única explicación y conclusión a la que se puede llegar es la vanidad y la arrogancia.
La gente del Valle del Mezquital durante años ha pregonado ser orgullosa de sus raíces indígenas; no obstante, sus últimas acciones dejan mucho que desear, pues mientras sus antepasados veneraban con respeto las montañas y cerros porque los relacionaban con deidades, hoy se dedican a destruirlos.
Es así como varias comunidades indígenas, en los cerros, han colocado los nombres de sus comunidades: sin respetar a la naturaleza misma, lo que cual provocó opiniones diferentes entre los mismos habitantes.

DESINTERÉS POR NATURALEZA. Baltazar Salitre, originario de Tasquillo y promotor cultural de la región,  expuso que durante años se ha interesado en difundir su tierra en todos los ámbitos, tanto en su cultura como en sus paisajes; sin embargo, en los últimos años ha visto con tristeza como están deteriorando la imagen del Valle del Mezquital.
Expuso que en sus últimos recorridos por la región, ha podido palpar como en comunidades como Ixmiquilpan y Cardonal no tienen el más sentido respeto por la naturaleza, ya que sus montañas han sido limpiadas para colocar los nombres de sus comunidades.
Puntualizó que en sus últimos recorridos, a unos 20 kilómetros antes de llegar a los poblados, pudo leer los nombres de comunidades como Villa de La Paz, en Ixmiquilpan; o Los Reyes, en Cardonal. Los grabados realizados con cal requirieron la limpieza de plantas endémicas.
El problema también es notorio en comunidades como Zimapán y Tasquillo, donde no tienen normas que regulen este tema, por lo que al parecer se le ha restado importancia.
Precisó que si en los reglamentos de los municipios se estipulan sanciones por pintar, rallar o colocar grafitis en espacios públicos, sería justo que también se sancione a quienes lo hagan en los cerros, ya que se está atentando contra la naturaleza de la región.
Sobre este tema se pidió información algunos de los ayuntamientos; sin embargo, sólo proporcionaron el contenido de sus Bandos de Policía y Buen Gobierno en donde las normas están un tanto limitadas, ya que no abarcan varios rubros.

INSTITUCIONES AJENAS. Por otro lado, Matías Torres, docente de profesión, expuso que el problema se tiene en diversos municipios, por lo que sería prudente interviniera la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), esto con la intención establecer diálogos con las comunidades.
Indicó que es posible que exista desconocimiento sobre este problema por los pobladores, por lo que es necesario que se informe a la población del daño que se está propiciando, pues no sólo se atenta contra la flora, también contra la fauna de esta demarcación.
Al mismo tiempo indicó que no se debe descartar la intervención de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para que se investigue a detalle las acciones que se ha cometido en esta región del Mezquital.
La petición para que intervengan estas dependencias directamente obedece a que en los municipios no se tienen reglamentos específicos sobre estos temas, pues en el Bando de Policía y Gobierno municipal únicamente tienen pequeñas cláusulas que hablan sobre el tema.
En estos documentos solamente se especifican algunas prohibiciones relacionadas a la tala de árboles, cactáceas o la quema, pero no se explica lo procedente a problemas como la pinta de los cerros.