Hijo de influyente

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreEl tema de la transparencia y combate a la corrupción es uno de los ejes del actual gobierno de Hidalgo, pero traer el discurso a la realidad conlleva un trabajo, en absolutamente, todos los frentes del servicio público.

Aterrizar en la vida diaria de los funcionarios la sola idea de que su responsabilidad es servir y no servirse, contraviene inercias y esquemas mentales incrustados profundamente en generaciones y generaciones de los llamados “políticos”.

Ejemplos hay miles y miles, algunos tienen que ver con desfalcos millonarios, como los que se investigan en Radio y Televisión de Hidalgo (RYTVH), en la Secretaría de Educación y en Secretaría del Medio Ambiente. Otros se refieren a tráfico de influencias, manejo de información privilegiada para la inversión, nepotismo y en general todos los excesos del poder asociados al ejercicio del servicio público.

Celebro el impulso de una nueva cultura de transparencia y combate a la corrupción en Hidalgo, pues estoy convencido que ahí está uno de los abrevaderos de la desigualdad; desafortunadamente no creo que en corto o mediano plazo veamos resultados de fondo.

Esta semana fui testigo cómo una funcionaria pública se estacionó en un lugar reservado para minusválidos y a pesar de que fue requerida para que retirara su vehículo por el mismísimo secretario de Seguridad Pública de Hidalgo NO aceptó su error y diseminó entre sus conocidos y en redes sociales pretextos que, más que disculpas, fueron acuses de recibo.

Tan dislocada de la realidad se ve a esta jefa de prensa que culpó a un servidor y a los medios donde trabajo por difundir el hecho (del que fui testigo), nuevamente, dando muestra de que no entiende que ella y sólo ella incurrió en una falta, no los medios o este reportero al difundirlo.

Creo que todo esto es un claro ejemplo de que el funcionario público promedio ni  entiende ni quiere asumir su responsabilidad. Quieren ostentar un cargo para gozar de privilegios e inmunidad, busca obtener ventajas de su puesto pero no tiene como prioridad servir.

Cuando comenté este asunto en la radio estatal un viejo priista me dijo que a la susodicha joven funcionaria deberían invitarla a los recorridos en las campañas de los candidatos del “tricolor” por Pachuca. Ahí seguramente escuchará las mentadas de madre de la población, sus reclamos hacia lo que llaman una clase política prepotente, privilegiada e insensible que sólo se acuerda de los pobres cuando necesita sus votos.

Quizás de esta forma logre aceptar que la responsabilidad que hoy tiene, y por la cual se le paga dinero público, la obliga a tener una actitud totalmente contraria a la que ahora la caracteriza.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio