Convivir para pervivir

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNA La cúpula priista en Hidalgo ha designado a Leoncio Pineda Godos como su nuevo dirigente. El nombramiento por prelación, después de la renuncia de Alberto Meléndez, es parte esencial de la estrategia diseñada para enfrentar las elecciones del próximo año en unidad, privilegiando la convivencia hacia dentro del partido y la restitución de la credibilidad a los ojos de la sociedad.

¿La nueva dirigencia “tricolor” hará uso de la fórmula política de convivir para pervivir, convencer sin vencer, confrontar sin derribar? El priismo hidalguense esta ávido de ser escuchado e incluido. Se percibe que, “primero será el plan y después el hombre”, citando la frase de su expresidente nacional, Reyes Heroles.

Actualmente una condición sine qua non para los partidos políticos es la credibilidad, el ciudadano debe sentir que puede confiar en los compromisos y los colores de un partido. La sociedad no quiere institutos políticos electoreros.

¿La nueva dirigencia llamará a cuentas a sus legisladores? ¿Cuántos no regresan a sus distritos? Con el proceso electoral de 2018 en puerta deben ventilarse las trayectorias de sus futuros candidatos y responder al reclamo ciudadano de conducirse como verdaderos representantes populares. La promesa de una renovación del PRI ya no alcanza para persuadir a nadie si no viene acompañada de un amplio conjunto de decisiones capaces de honrar ese discurso.

El joven dirigente tiene cualidades profesionales ya probadas y pertenece a una generación que el PRI necesita urgentemente.

Las interrogantes son muchas. ¿El Revolucionario institucional regresará a las universidades, en busca de sembrar la semilla “tricolor”? ¿El partido será un espacio de participación para los jóvenes hidalguenses? ¿Las puertas del edificio en el Colosio serán mucho más anchas para toda la sociedad civil? ¿El PRI en Hidalgo será la nueva ágora (plaza pública) para hacer política?

Convivir para pervivir.

 

 Twitter: @David_Tenorio