Ave César

Juan José Herrera

Juan José HerreraQuizá muchos recuerden más a César Román Mora por ejercer presión, primero, para frenar el arribo a la sede de Insurgentes del hoy líder del priismo nacional, Enrique Ochoa Reza, y más recientemente por ser también el máximo promotor de la expulsión del exgobernador Humberto Moreira del partido “tricolor”.

A Mora Velázquez puede adjudicársele además otro “lanzamiento” de las filas del PRI: el de Raúl José Mejía González, quien fuera senador y presidente del grupo de economistas del organismo político, al cual denunció y logró echar del partido al postularse por otras siglas para la gubernatura de Nayarit.

El mismo Mora Velázquez que tenía asignados, como regidor de Tlalnepantla (municipio del que es originario), más de 300 mil pesos cada mes como parte de sus dietas y pagos que incluían supuestamente a colaboradores y por los cuales fuese señalado, entre otros, por ser de los munícipes más improductivos pero con salarios estratosféricos en el Estado de México.

Es el mismo personaje que confirmó este lunes la dirigencia estatal “tricolor” como nuevo secretario de Organización en Hidalgo, a través de escueto pie de foto que omitió (quién sabe por qué) su “trayectoria política”, en sustitución de quien otrora buscó “comerse el mandado” ante la inminente salida de Tito Meléndez: David Hernández Madrid.

Curioso y notable que el PRI de Leoncio Pineda, que apenas se construye, rompa de inmediato los discursos del pasado fin de semana, más cuando asevera que a los priistas los une “la pasión por Hidalgo” y “los anhelos de cambio”, pero… ¿cuál cambio si siguen siendo los mismos?

Pineda Godos constituye, según algunos, un puente para el tránsito entre las corrientes internas, a las que de entrada ya prometió mantener las puertas abiertas y escuchar a todas las expresiones; lo que nadie explica aún es a cuál jefe en realidad hará caso; ¿volteará hacia Bucareli o hacia la Plaza Juárez?, porque como dijeran por ahí, a propósito de nombres: “lo que es del César al César”.

 

¡LLÉGUENLE! Por cierto, dicen los que vieron que a varios en el Comité Directivo Estatal del PRI en el bulevar Colosio les pidieron “muy amablemente” en estos días, incluso antes de la llegada del nuevo dirigente, sacar sus cosas y dejar limpias las oficinas para los relevos; si así empiezan con “los de casa” ¿cómo será el trato a la militancia de a pie, a esa que es la que vota, pero también castiga?

 

      Twitter: @juanjo_herrerap