Pone en riesgo su vida para detener la locura

 

-Comparte Neri persecución del chofer que impactó con su camión

-Sin pensarlo se subió al estribo y viajó por varias cuadras luchando

ENFRENTAR A LA MUERTE

 

Jocelyn Andrade

p3-policiaEmanuel Neri Cebada, comandante de Tránsito y Vialidad de Mineral de la Reforma, narró a La Crónica de Hoy en Hidalgo cómo fue la persecución del camión que ocasionó múltiples daños materiales y cobró la vida de una persona el pasado miércoles.

Hubo un aviso por la central de radio del C-4, al escucharlo se dirigió a bordo de su patrulla hacia la carretera Pachuca-Tulancingo donde escuchó por el radio nuevamente que otra unidad identificó al camión color naranja, a la altura de Pachuquilla, ambas se dirigieron con rumbo a Pachuca.

En la persecución Emanuel se dio cuenta de que una unidad iba detrás del camión naranja, al ver los códigos aceleró para alcanzar a la otra patrulla y al camión, el cual se pasó la luz roja del semáforo, rebasó a ambas unidades, mientras su compañero por el radio le dijo: “¡aguas porque ya me aventó el camión!”.

El rebase se hizo por el lado derecho para evitar que el conductor que huía lo viera, se posicionó frente a él y el camión lo alcanzó y lo proyectó, estaba a unos metros del entronque con avenida Universidad, con la luz del semáforo en rojo.

“En ese momento me di cuenta que no se iba a detener, se me ocurrió avisar a los carros de enfrente, pero la luz estaba en rojo, sólo pude desviarme, el camión siguió su paso y se impactó contra cinco vehículos que estaban con verde”.

Al percatarse del accidente múltiple mencionó que el protocolo les indica que primero deben revisar a las víctimas y solicitar apoyo de unidades médicas de emergencia, en ese momento ya había varias unidades estatales y de Pachuca para apoyar la detención del chofer.

Sin embargo, cuando estaban a punto de abrir la puerta para bajarlo de la unidad se echó de reversa y emprendió nueva huída en sentido contrario, fue entonces cuando el comandante decidió subirse al estribo de la puerta del tractocamión para tratar de apagarlo.

“Al escuchar que empieza a huir trato de correr, fue algo que no pude pensar dos veces, acababa de llevar toda la trayectoria y en mi mente sabía que no se iba a parar, lo que traté es de detenerlo a como diera lugar, corrí, me subí al camión para tratar de ir controlando el volante, me tenía que detener con un brazo y con el otro tratar de controlar el volante para evitar que causara otros accidentes o que golpeara mas vehículos o se llevara a una persona”.

Añadió Emanuel que resultaba muy incómodo tratar de sacar su arma para dispararle al sujeto, pues sólo iba detenido con una mano y con la otra trataba de apagar y controlar el pesado vehículo, había gritos y golpes de parte del sujeto, quien dijo: “no me importa cuántas personas me lleve, no me voy a parar”.

Esto ocurrió a la altura de la colonia 11 de Julio, donde finalmente el policía cayó de la unidad y el camión continuó su recorrido hasta Carboneras donde finalmente fue detenido.