Utiliza pueblo cadáveres para presionar a sus autoridades

-Enterramientos clandestinos, en predios sin licencia, no tienen consecuencias

-Son varios los casos registrados en varias localidades del Valle del mezquital

¿Y LAS LEYES?

Hugo Cardón

p10-CADAVERES(trabajo Hugo) (1)Sin importar las normas, los estudios de factibilidad y ecológicos, diversas comunidades y grupos sociales del municipio de Ixmiquilpan establecen algunas “estrategias” para conseguir propósito como la creación del servicio de panteón, pese a utilizar un cadáver como instrumento de manipulación y presión social hacia las autoridades.

En los últimos años se han sepultado en la demarcación no menos de seis cadáveres en predios particulares, ante la benevolencia e indiferencia de las autoridades locales, que permiten este tipo de acciones por temor a las represalias de los integrantes de las comunidades, donde prevalece la violencia.
Los habitantes de estas mismas comunidades saben de sus alcances y que son “inmunes” ante las autoridades estatales y municipales, por lo que escudados en su presunta ignorancia entran al juego de la manipulación, muchas veces ayudados por algunos actores políticos de la región.
ESTRATAGEMAS. Hoy en día las comunidades, para conseguir el servicio de panteón, implementan la “estrategia” de sepultar los cadáveres en predios particulares sin permiso alguno, para más tarde conseguir o negociar dichas licencias, pese a considerarse incluso un delito.
En algunos otros casos, los cadáveres sepultados en predios prohibidos han servido para presionar a las autoridades, a fin de que resuelvan diversos conflictos que los atañen y no han sido atendidos como debería ser.

INHUMACIONES. Uno de los primeros casos registrado de un entierro clandestino ocurrió en el 2008, fue en la comunidad de San Nicolás, donde la evangélica Otilia Corona Chávez  fue sepultada en el patio de su casa, derivado de un presunto conflicto religioso, acciones que se tomaron durante la gestión del expresidente municipal, José Manuel Zúñiga Guerrero.

Después de tres años de diálogo por el tema religioso, en el 2013 el cuerpo de la occisa fue trasladado al cementerio de la comunidad; no obstante, en esa ocasión no hubo ninguna sanción hacia los involucrados, pero sí se dio por concluido el conflicto.
En marzo de 2012, resultado de pugnas internas en la comunidad de El Arenalito, la familia Hernández Peña  sepultó a la señora Soledad “N”, de 90 años de edad, en un predio particular, a pesar de que la localidad cuenta con camposanto, la intención era crear su propio cementerio.
Luego de resolver las diferencias entre los dos grupos de esta comunidad decidieron retomaron los diálogos esta semana entre los pobladores y las autoridades municipales, pláticas donde se habló de la exhumación de la señora Soledad para sepultarla en el panteón de la comunidad.

De manera extraoficial se mencionó que por primera vez se habló de una sanción al ayuntamiento por 2 millones de pesos por parte de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Hidalgo (Copriseh), recurso que sería saldado por el actual gobierno del alcalde Pascual  Charrez Pedraza.
CONTAGIOS. A estos casos se suma la comunidad de Cantinela, pues en abril de 2013 fue inhumada en un predio irregular la señora Fidencia “N”, esposa del líder evangélico Marcos Pérez Olguín, quien falleciera tras padecer diversos problemas de salud. Un segundo cuerpo fue sepultado a mediados de mayo, el cual correspondía a Belén Vargas.

En un principio se habló de regular este espacio, trabajo que hasta el momento no se efectúa, asimismo las autoridades han hecho caso omiso y dejado en el olvido estos temas.

SIN LEY. De acuerdo con el Bando de Policía y Buen Gobierno del municipio de Ixmiquilpan, el artículo 249, relacionado con el servicio de panteones, expone que el ayuntamiento prestará el servicio de panteón; sin embargo, estos espacios son manejados y administrados por las propias comunidades.

En este mismo documento, en los artículos 250 y 252, se establece que la alcaldía no autorizará la creación o funcionamiento de panteones que den trato de exclusividad, además de quedar prohibida la inhumación de personas en los lugares no autorizados como panteones.
Por otra parte, de acuerdo con la Ley de Salud para el Estado de Hidalgo, en su capítulo cinco, artículos 36, establece que los camposantos son los únicos lugares destinados para recibir y depositar cadáveres, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos específicos.
En los casos antes citados no se expidieron licencias ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), además de Copriseh, organismos que tampoco han procedido como corresponde en los referidos casos, por lo cual puede corroborarse que la inhumación indebida sirve en estas zonas del Valle del Mezquital para ejercer presión y conseguir otras prebendas.