Sin problemas religiosos en el Valle del Mezquital

 

-Describe escenario Guilebaldo Recinas García, encargado de la Subsecretaría de Desarrollo Político y Asuntos Religiosos en Hidalgo; enfatiza capacitación para autoridades auxiliares

CONTEXTO

 

Hugo Cardón

P21-CONFLICTOSHasta el momento no registran conflictos de índole religiosa en los municipios de la región del Valle del Mezquital; gracias a la buena relación que existe con el estado, sostuvo Guilebaldo Recinas García, encargado de la Subsecretaría de Desarrollo Político y Asuntos Religiosos en Hidalgo.
“No se tienen problemas religiosos como tal en estos municipios; hay algunos temas que se llegan a tratar pero no son marcados como conflictos religiosos. Esperamos que las cosas sigan así, para ello tenemos que fomentar una convivencia sana”.
El funcionario estatal sostuvo que en este momento los entes religiosos sostienen una buena relación con el Estado, ya que también han cumplido con todos los requisitos que tienen para operar libremente hasta los límites que marca la ley.
A pregunta expresa sobre los casos donde grupos católicos exigen a evangélicos cooperen para las fiestas patronales, Recinas García expuso que hasta el momento no se han tenido registrados casos, “gracias a los gobiernos municipales, quienes entablan diálogos con sus delegados. Hace algunas semanas, se llevó a cabo un taller con los secretarios municipales sobre el tema de usos y costumbres, a fin de que también los hablen con sus delegados; se dejó en claro hasta dónde pueden abarcar sobre este tema: las cuotas para este tipo de actividades deben ser de manera voluntaria, mas no obligatorias”.
Por otro lado, en el caso de la proliferación de las radios evangélicas en Ixmiquilpan, expuso, es un asunto que le toca a Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), pero hasta donde tienen conocimiento cuentan con los permisos correspondientes para operar.
En relación a la asociación religiosa denomina Hosanna, ubicada en el Barrio del Carmen, donde los pobladores del lugar protestaron por el ruido que ocasionaban, detalló que además de buscar un espacio para realizar sus cultos, jurídicamente ya cuenta con los permisos correspondientes para operar como asociación religiosa.