Crimen organizado en los 11 homicidios: línea indagatoria

-Afirmó Simón Vargas que detrás de los asesinatos hubo un ajuste de cuentas

-Representa caso aislado porque no afectó a hidalguenses y sólo a delincuentes

Epígrafe: CASO TIZAYUCA

 

Alberto Quintana

p3-simonLos hechos de violencia registrados en Tizayuca representan un ajuste de cuentas del crimen organizado, que vino a ejecutar a este grupo de personas y no dañaron a la sociedad hidalguense, expuso el secretario de Gobierno, Simón Vargas.

“Los delincuentes acudieron a cobrarse cuentas, por alguien que les incumplió y formaba parte de ellos mismos, la investigación avanza y todo apunta a que fue un acto del crimen organizado”.

Reiteró que fue un hecho aislado, pues no operan bandas del crimen organizado en Hidalgo y los cadáveres que vienen a tirar no son personas de la entidad y pertenecen a células delictivas, lo cual fue acreditado y se mantienen las líneas de investigación para dar con los responsables.

Afirmó que este tipo de acciones se revisan de forma constante, porque el crimen organizado busca cómo penetrar en la entidad, por ello autoridades federales, estatales y municipales analizan cómo repelar intenciones para frenar su asentamiento.

“La instrucción del gobernador Omar Fayad es garantizar la seguridad de los hidalguenses, hasta ahora no se afecta a la población, los únicos afectados son los propios miembros del crimen organizado”.

 

CASOS. Respecto a robos a comercios establecidos en la zona metropolitana de Pachuca indicó que se trata de un asunto que ya aborda el Grupo Interinstitucional de Seguridad Pública, conformado por los tres niveles del gobierno.

Sostuvo que a escala internacional, nacional y estatal, las ciudades son vulnerables ante el crimen organizado, ya que su intención es asentarse y obtener territorios, el compromiso del gobierno es luchar contra todos ellos.

Vargas Aguilar añadió que revisarán los protocolos de seguridad para fortalecer las actividades, de forma coordinada con las autoridades federales, pues debe privilegiarse en todos los frentes para reducir los índices delictivos.

El responsable de la política interna de Hidalgo reconoció además que prevalece un déficit de 400 elementos de Seguridad Pública estatal, 100 en la policía de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) y en ayuntamientos.

Consideró que se requieren tener más elementos de estas corporaciones, por ello la Secretaría de Seguridad Pública emitió una convocatoria para que ingresen los interesados.