Aún no hay rastros de Pérez, pero continúa investigación

 

-Falta por detener al exsecretario acusado de un desfalco a la SEPH

-Mantiene Sayonara Vargas reservas del caso y afirmó que no le compete

PODRÍA CAER

 

Adalid Vera

p4-desfalcoDel desfalco originado durante el sexenio anterior en la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH) no hay avances aún para localizar a Pablo Pérez, exsecretario de Finanzas de la dependencia; sin embargo, siguen las indagaciones para lograr su aprehensión.

Desde septiembre de 2016, cuando inició el gobierno actual, fue anunciado que habría cero impunidad respecto a actos de corrupción, nepotismo y desvío de recursos, entre otros delitos, así que durante el periodo de entrega-recepción se fiscalizaron todas las dependencias gubernamentales.

Al culminar las revisiones, justo antes de que terminara la gubernatura anterior, la Secretaría de Contraloría estatal detectó faltantes millonarios en dependencias como Radio y Televisión de Hidalgo y pocas semanas después (ya iniciada la administración de Omar Fayad) en la Secretaría de Educación Pública (SEPH).

En el primer caso, el martes por la noche se logró la aprehensión del exdirector del Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo, quien rendirá declaración sobre lo que sucedió con más de 77 millones de pesos faltantes en las arcas de la dependencia. Sin embargo, respecto al desfalco en SEPH no hay información aún.

Se emitió una orden de aprehensión contra José Antonio Turrubiarte Delgadillo, exdirector general de Recursos Financieros de la SEPH, quien fue localizado este año, pero todavía falta dar con el paradero del exsubsecretario de Finanzas y Administración, Pablo Pérez Martínez.

Sayonara Vargas Rodríguez, titular de la SEPH, ha sido cautelosa al hablar de desvíos del dinero, pues sus únicas declaraciones al respecto son que ahora es un tema que le compete resolver a las instancias judiciales y desconoce el avance de la carpeta de investigación.

A 10 meses de detectarse el uso indebido de dinero en el Sector Educativo falta localizar a Pablo Pérez, de quien se supo que una de las últimas actividades que tuvo antes de huir de la justicia fue visitar el parque de diversiones Disneylandia, en Estados Unidos.