Agonizan las tradiciones, pero aún existe la luz de esperanza

-Demerita globalización herencias milenarias en el Valle del Mezquital

-Existen poblados que no pierden de vista la importancia de compartir

COMPLEJIDADES IMPLÍCITAS

Hugo Cardón

p9-tradicionesPocas son las comunidades en la región del Valle del Mezquital que buscan rescatar sus tradiciones y cultura, opacadas durante los últimos años por el proceso de globalización que se vive en México, fenómeno que ya repercute en las comunidades indígenas.

Conforme pasan los años las costumbres, la lengua y los juegos tradicionales de las comunidades agonizan; resulta increíble que hoy las mismas localidades indígenas, que ya cuentan con profesionistas, son responsables de que mueran sus raíces para sumarse a avances tecnológicos y económicos.

Y aun cuando todo pareciera perdido no lo es, pues existen comunidades que son ejemplo a seguir, como el poblado de El Bondho, en el municipio de El Cardonal, donde a través del esfuerzo de sus pobladores y sin importar que sea una localidad pequeña, en el tema cultural es uno de los poblados más desarrollados de la demarcación.

Preocupados por la pérdida de identidad, a través de su feria denominada “Pulque, Historia y Sabor”, sus habitantes buscan rescatar tradiciones, no sólo en lo que concierne a esta bebida emblemática, sino también en los juegos, en su gastronomía, además de expresiones artísticas.

EL SUEÑO. La Feria Gastronómica de Santiago de Anaya o la Fiesta de la Radio Indigenista de Cardonal (XECARH), parecieran ser los únicos referentes para hablar sobre el rescate de la cultura hñahñu, pues debido tanto a sus dimensiones como presupuestos es difícil no notarlos; no obstante, hay comunidades donde pese a las carencias ponen su “granito de arena” y luchan por conservar tradiciones, como en la comunidad de El Bondho, donde desde hace cinco años se trabaja en el evento “Pulque, Historia y Sabor”.
Tomás Valencia, Lennin Cornejo, Rosaura Valencia, Fidel Peña, Domitila Ángel, además de Mauro Vásquez, organizadores y promotores de este evento en 2017, explicaron que estas actividades surgieron como un homenaje al pulque, pues gracias a su comercialización varios de sus habitantes pudieron costear una carrera.
Explicaron que estas actividades son parte de las festividades en honor a San Pedro y San Pablo, pero el festival “Pulque, Historia y Sabor” cobró relevancia desde 2013, por lo que ya es una de las características que distinguen a su fiesta anual.
CELEBRACIONES. Las fiestas patronales de El Cardonal se basan particularmente en sus imágenes religiosas, pero no tienen una identidad propia; sin embargo, El Bondho ha conseguido una característica muy particular donde resalta el rescate de sus tradiciones.
A través del trabajo y la organización, vecinos de esta comunidad demostraron que las tradiciones y la innovación no deben estar peleadas, ya que los vecinos buscan un equilibrio que llama la atención de los críticos de diferentes puntos de la región.
Es así como hoy en esta comunidad el pulque es objeto de catas, donde especialistas en gastronomía apoyan a quienes acuden a estas actividades para degustar desde otras perspectivas la calidad del pulque que traen consigo expositores de Ixmiquilpan, Alfajayucan, Cardonal y algunos otros municipios del Valle del Mezquital.

Al mismo tiempo resulta increíble que el oficio milenario del tlachiquero, cuya función era raspar los magueyes, ahora se haya convertido en un concurso al que denominan “El ococoquete veloz”, donde varios participantes realizan acciones propias del raspado del maguey.
COMPETENCIAS. No es el único concurso que atrae en este poblado, pues también se tiene el tiro al blanco con resortera, donde prácticamente los participantes son profesionales, como si se tratara de una actividad especializada, cada concursante lleva hasta dos resorteras, además de piedras especiales para jugar esta suerte.
El Bondho también tienen un lado oculto: el poblado es pequeño pero lleno historia, misma que revela con los objetos antiguos que expone la gente y que van desde estufas de petróleo hasta planchas de carbón, eso sólo por mencionar algunos artículos.

 

HERENCIAS. A la lista debe sumarse el tema cultural contemporáneo y ancestral, pues así como incluyen un concurso fotográfico, también resaltan las danzas regionales, así como las canciones tradicionales en hñahñu pero ya adaptadas con instrumentos modernos, aunado a ello también destaca la gastronomía local.

Los organizadores y los pobladores de esta localidad dejaron en claro que uno de los objetivos que tienen es preservar sus tradiciones, pero sobre todo que las nuevas generaciones cobren conciencia y se inmiscuyan más en dichas actividades, al final del día la única herencia valiosa que pueden tener.