Presenta la SEPH pruebas relativas al posible desvío

 

-Expuso Arozqueta varios documentos sobre malversación de fondos federales

-Competían al programa de Escuelas de Tiempo Completo, señaló investigación

DIFERENTES CARPETAS

 

Adalid Vera

p3-sephFue del programa federal de Escuelas de Tiempo Completo (ETC) que funcionarios de la pasada administración desviaron de cuentas públicas bancarias cerca de 663 millones de pesos, y no 41 millones, como se había informado hace unos meses.

En conferencia de prensa convocada este domingo, el director general de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), Carlos Emigdio Arozqueta Solís, reveló que al menos una treintena de exservidores públicos están involucrados en este desfalco de dinero, entre ellos Pablo Pérez Martínez, exsecretario de Finanzas de la SEPH y quien aún está prófugo; Luis Fuentes, exdirector del programa ETC, así como José Antonio Turrubiarte Delgadillo, exdirector general de Recursos Financieros, aprehendido hace un par de meses.

Aunque la investigación no está directamente contra el extitular de la SEPH, Miguel Ángel Cuatepotzo Costeira, Arozqueta detalló que sí serán investigados “altos funcionarios” de la dependencia, pues sólo con sus autorizaciones fue posible obtener permisos para que el dinero saliera de dichas cuentas bancarias.

El gobierno federal a principios del actual sexenio hizo una observación al gobierno de Hidalgo, por posibles irregularidades en la aplicación de 41 millones de pesos. Por esa razón el 23 de marzo de 2017 se inició una carpeta de investigación para analizar un posible desfalco, posteriormente se notificó a Sayonara Vargas Rodríguez, actual titular de la SEPH, sobre esta problemática.

De noviembre de 2014 a enero de 2017 se ejercieron sin ningún control recursos destinados por la federación a Hidalgo, correspondientes al programa de ETC.

Por su parte Raúl Meléndez Meneses, coordinador estatal del programa de ETC, pormenorizó que también están involucrados proveedores, quienes distribuían alimentos de baja calidad para los 89 mil estudiantes.

Mediante cheques los exfuncionarios pagaban por concepto de pensiones alimenticias, adquisición de alimentos, salarios de nóminas no comprobadas, entre otros, y facturaban incluso la realización de eventos jamás realizados o desayunos de alumnos “fantasma”.

Al parecer también están involucrados directores de escuelas y coordinadores de servicios escolares y de las regiones de Tenango de Doria, Tulancingo, Huejutla, Atlapexco, Tizayuca y Molango.

Ayer mismo el jurídico de la SEPH ingresó denuncia ante la Procuraduría General de Justicia estatal, a fin de desmantelar una posible red de corrupción.