Corrupción, obstáculo para el desarrollo  

David Colmenares

 

David ColmenaresHace dos años se dio el epitafio del FAEB y el nacimiento del FONE, cuando las nóminas comenzaron a ser pagadas directamente por el gobierno federal, después de un proceso de depuración. Las mismas se integran en estados y se validan y depositan por autoridades federales. Sin embargo, los problemas no se han terminado, aunque por supuesto hay avances notables como la eliminación de más de 3 mil pagadores habilitados en Oaxaca. No obstante, aun no se han resuelto los problemas presupuestales de las entidades federativas, derivados de déficits que provocó el FAEB de 2008 a 2014.

Ahora bien, los recursos son federales, tan es así que los fiscaliza desde antes de las reformas la Auditoría Superior.

El asunto reciente anunciado por el titular de la SEP, muestra lo que de alguna manera ya había señalado la ASF, en el sentido de que había una gran cantidad de presuntos comisionados, además de los comisionados por oficio. Esto incluía a trabajadores administrativos e incluso autoridades escolares, a quienes se les pagaba con plazas de docentes, mal que incluso se observó en las auditorías realizadas a servicios educativos de la Ciudad de México, administrados por parte de la propia Secretaría de Educación. Es oportuno, como dijo el secretario Nuño, que esto se corrija en el corto plazo, ya que por cierto, a ello contribuyó la propia dependencia que, desde principio del gobierno de Fox, al suspender la creación de plazas administrativas y utilizó plazas de docentes, como se ha señalado en este espacio.

Por supuesto que es inadmisible el que se pague a gente que no trabaja o que tiene otras responsabilidades, ya sea en municipios o en los Poderes Legislativos estatales y el federal, así como las 10 mil plazas de no localizados, lo cual tendrá que corregirse de inmediato, sólo con eso se resuelve la mitad de lo señalado.

Lo primero para resolver un problema es focalizarlo y reconocerlo, por lo que en el siguiente reporte se habrá eliminado o casi, lo anterior.

La corrupción en esa materia ha sido inmensurable y su costo muy alto, por la impunidad. Pero no es sólo en educación, ahí está el Sector Salud, o la política social, hay rubros plagados de corrupción como los sindicatos de esos sectores. La prensa mexicana está plagada de noticias que cada día nos deprimen más: corrupción, violencia y la impunidad se han vuelto los principales obstáculos para tener mejores políticas públicas, mejor imagen de país y ser más competitivos. Su eliminación, la demanda la sociedad entera. Parte importante de la corrupción tiene que ver con recursos propios de las entidades federativas. Son muchos los funcionarios estatales y municipales presos hoy por actos de corrupción y el señalamiento público apunta a muchos más. De ahí la importancia de que se observe la transparencia como norma de gobierno, una mejor rendición de cuentas y una efectiva fiscalización de usos de recursos públicos.

 

Twitter: @davidcparamo