Impulsan protección a la integridad física y psicológica de los alumnos

 

-Va reforma a Ley para la Prevención, Atención y Erradicación de la Violencia Escolar

-Resolución no violenta de conflictos, pluriculturalismo y reconocimiento de la diversidad

DESDE CONGRESO

 

Jocelyn Andrade

P21-VIOLENCIAFortalecer el marco normativo y garantizar el cuidado y protección de la integridad física y psicológica de los alumnos es el objetivo de la reforma que aprobó el Congreso, esto a la Ley para la Prevención, Atención y Erradicación de la Violencia Escolar.

La reforma, presentada por la diputada María Luisa Pérez Perusquía, establece los principios y criterios, desde la perspectiva de una cultura de paz y de los derechos de la infancia y la juventud, basados en los Tratados Internacionales, en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la del estado y demás ordenamientos legales aplicables, a partir de la observancia plena del respeto a los derechos humanos de las personas.

Contempla las modalidades actuales de agresión y establece los principios y criterios desde la perspectiva de una cultura de la paz y de los derechos de la infancia; adiciona como principios rectores el interés superior de la niñez, la resolución no violenta de conflictos y el pluriculturalismo y reconocimiento de la diversidad.

Al participar en pro, la también presidenta de la Junta de Gobierno, señaló que la modificación tienen una nueva perspectiva de carácter preventivo y de atención, por sobre cualquier acción punitiva, al tiempo que contempla mecanismos para integrar a la comunidad educativa; la proyección es inculcar los principios de respeto y tolerancia.

 

“Estas modificaciones, aprobadas, parten de un principio de corresponsabilidad, reconociendo a todas y todos los integrantes de la comunidad escolar como solidarios en la resolución de esta problemática”.

Además se fortalece a la instancia facultadora para atender los casos de violencia; detalla un protocolo de protección, detección y atención de la violencia escolar que garantiza los derechos tanto de la víctima, del generador de violencia y adiciona un capítulo para la certificación de instituciones educativas libres de este fenómeno.