Ya nos tocaba

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreConcluyó el primer año de trabajo de la LXIII Legislatura hidalguense y a diferencia de sus antecesores el saldo conjunto es favorable.

Luego de dos Legislaturas fallidas, finalmente los hidalguenses vemos a diputados locales, con deficiencias y todo, que buscan ponerse a la altura de las necesidades del pueblo que los eligió y les paga.

No sin problemas la actual Legislatura local cumplió con dos periodos ordinarios de sesiones, dando como saldo ordenamientos y leyes que de verdad sirven en el día a día de nuestra sociedad.

Las ocurrencias y simulaciones que caracterizaron los dos Congresos anteriores parecen haber quedado atrás y los actuales diputados hacen un esfuerzo (no todos con el mismo interés) por cumplir con la tarea que se les encomendó.

El hecho de que la actual sea una Legislatura de sólo dos años es un acicate para que nuestros representantes populares dieran celeridad a los temas en la agenda y sobre todo a las iniciativas enviadas por el gobernador Omar Fayad.

Así, en el primer año de sesiones fueron aprobadas, entre otras, la Ley de Transparencia y Rendición de Cuentas; la Ley Anticorrupción, dejando para el último día la discusión y aprobación de una reforma constitucional en materia de Inmunidad Procesal, que no es otra cosa que la desaparición del fuero para los funcionarios y representantes populares.

De botepronto el resultado conjunto de las labores realizadas por los 30 diputados locales puede calificarse como satisfactorio; sin embargo, hace falta un análisis más a fondo para conocer si las cargas de trabajo han sido equilibradas, ya que también fue evidente la falta de experiencia en el debate, el conocimiento de la Ley Orgánica y ni qué decir del protagonismo.

Al concluir el periodo ordinario en el Congreso podríamos renovar la esperanza en que los representantes populares, la mayoría al menos, tienen vocación de servicio.

Podríamos sí renovarla, porque a veces es muy difícil cuando sabemos que hay legisladores que copian leyes de otros estados, que pagan para recibir reconocimientos o que simplemente cumplen horas-nalga en su curul o en comisiones para justificar su ineptitud.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio