De mano firme

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNALa seguridad en México ha vivido una época álgida. Segmentos de la población que anteriormente no eran blancos de la delincuencia, ahora lo son. En algunas entidades del país es mucho más grave la inseguridad que en otras. El crimen aumenta las percepciones de inseguridad personal y reduce la legitimidad de las instituciones, aminora la inversión directa y demanda gran cantidad de recursos para su combate y prevención.

Hace unos años el gobierno federal implemento una estrategia de seguridad con enfoque regional, con seis líneas de acción bien definidas. No obstante, la incidencia delictiva parece seguir al alza. ¿El discurso oficial se contrapone a la realidad? No, la mala noticia es que los grupos criminales abatidos ocupan nuevas ciudades, donde la debilidad institucional podría llevar al repunte de hechos delictivos.

Esto es evidente si se comparan las tasas por cada 100 mil habitantes, cifras proporcionadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el primer bimestre del 2016 en comparación al mismo periodo de 2017, se observa, que de diez delitos, ocho aumentaron (homicidio doloso, homicidio culposo, secuestro, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo, robo a negocio y robo a transeúnte). Estos datos asumen una connotación más severa si observamos que la tasa de robo a negocio presentó un aumento de casi 52 % a nivel nacional, extorsiones y robos con violencia con el 32 %, robo con violencia el 31 %, homicidios dolosos y robos de vehículos con el 12 %.

La población demanda mejor calidad de vida para cada uno de nosotros. La seguridad de nuestras familias y la armonía de nuestros entornos son base primordial para el desarrollo.

En Hidalgo el gobernador Omar Fayad, ha mostrado un genuino interés en trabajar rindiéndole cuentas de frente a la sociedad. Hace unos días anunció la estrategia de seguridad “Hidalgo Seguro”. El plan se centra, en propuestas viables y medibles para mejorar el sistema de seguridad, acompañado de una sólida estrategia de inteligencia para el adecuado combate y prevención del delito. Parte también de las propuestas, es el uso de las tecnologías, con el equipamiento de última generación, compuesto por herramientas de monitoreo y análisis de inteligencia de estándares internacionales.

El impresionante sistema de video vigilancia, se encuentra conformado por 5 mil cámaras de alta definición; 38 arcos carreteros que cubren todos los accesos al estado, equipados con un sistema de reconocimiento de placas.

En la puesta en marcha del plan “Hidalgo Seguro”, se envió un mensaje claro, uno diferente al político con un destinatario claro y contundente a la delincuencia. En Hidalgo no hay cabida para ellos. Los delincuentes se van a encontrar con un Gobernador de mano firme para combatirlos.

 

Twitter:@David_Tenorio