GRILLERÍAS

 EVIDENCIAS

GrilleríasSin bajar la guardia en la Auditoría Superior del Estado con los alcaldes y por ello sigue con la revisión a sujetos obligados para así evitar complicaciones y escándalos futuros.

 BASURITAS

A penas este fin de semana fue más que evidente la inconformidad que mantienen habitantes de Tasquillo porque en uno de sus poblados reciben los desperdicios que llegan de Ixmiquilpan; los habitantes piden el respaldo de las autoridades para encontrar una solución que a ambas demarcaciones convenga y los grillitos seguirán pendientes del caso para ver en qué termina el asunto que supuestamente no tiene tintes partidistas.

Y en Pachuca el tema adquiere nuevos matices debido a que desde la alcaldía continúan las acciones para, finalmente, saber en qué terminará la cuestión de la licitación.  Los capitalinos además continúan con ciertas quejas ya que la recolección en determinadas zonas es deficiente.

Igualmente, pero en otras latitudes, insisten los grillitos en la importancia de la cultura ya que en las colonias altas de Tulancingo padecen porque continúa esa práctica de dejar montones de basura en medio de las calles. La situación implica que los perros callejeros o de casa que andan sueltos desperdiguen los desperdicios; aunque la recomendación es sacarlos cuando pasa el camión: está claro que eso costará trabajo. Puntos notorios de ello son las colonias: Guadalupe, Vicente Guerrero y Plutarco E. Calles, sólo por mencionar algunas.   

VUELVEN

Respecto al caso de migrantes repatriados, en lo que va del año, la oficina de Enlace Binacional y Atención al Migrante en Cuautepec registra sólo ocho casos, estos de las comunidades: El Capulín, El Durazno y la cabecera municipal; fueron canalizados al Instituto Nacional de Migración para incorporarlos al programa “Estrategias Somos Mexicanos”, en el que se otorga un apoyo económico y trabajo según el perfil que presenten los interesados.

RECAPITULACIÓN 

Sobre el tema del CECYTEH para de Tunititlán, perteneciente a Chilcuautla. Los grillitos recordaron que cuando empezó a operar, hace tres años, docentes y alumnos adaptaron algunos pasillos de la Escuela Secundaria “Octavio Paz” como aulas; no dejan de estar expuestos a las inclemencias del tiempo.
En la comunidad habían adquirido un predio de 5 hectáreas desde el 2014 para la construcción de este inmueble: cada ciudadano cooperó 700 pesos.