Parquímetros

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres Aguirre
Desde el arranque de su gestión como alcaldesa de Pachuca, Yoli Tellería se ha visto envuelta en diferentes controversias mediáticas como la recolección de basura, la reparación de las calles, la inseguridad, reubicación de comerciantes ambulantes y, recientemente, la colocación de más parquímetros.

Evidentemente estos temas son problemas añejos que una capital como Pachuca tiene y que las malas decisiones o hasta las ocurrencias obstaculizaron más el sendero de las soluciones.

Pero el no haber sido el origen de los problemas no exenta de su responsabilidad a la administración que encabeza Tellería Beltrán; desde mi perspectiva la compromete porque en la búsqueda del voto ofreció darle soluciones a las demandas ciudadanas o al menos hizo creer a sus simpatizantes que intervendría para revertir, aunque fuera en algo, estas situaciones.

Yoli Tellería y su equipo no son culpables de la iniciativa para colocar más parquímetros en Pachuca, son responsables de ello. Son responsables de llevar el tema verdaderamente a todos los estratos de la sociedad a la que afectará la medida, de sensibilizar, no de convencer ni imponer; principalmente son la autoridad obligada a decir la verdad que parece esconderse en todo el proyecto. ¿Gana de verdad el ayuntamiento, la población pachuqueña con la instalación de estas alcancías?

Argumentos hay a favor y en contra, razones y ocurrencias surgen de ambos lados, pero lo cierto es que están privatizando las calles bajo un criterio que da prioridad a los autos y no a las personas. Las protestas no se hicieron esperar, “primero tapen los baches, luego ponen parquímetros”, argumentan quienes se oponen a la medida; el ayuntamiento responde tímidamente y reconoce que no tiene recursos suficientes para tapar hoyancos, que es también responsabilidad del gobierno del estado, revira.

De cualquier forma la presidencia de Pachuca no hace mucho, poco o nada. A los pocos vecinos que se oponen a la privatización de las calles se suman los comerciantes, este sector sí será afectado con el cobro de estacionamiento aunque depende de la zona. Hasta ahora no hay un análisis fundamentado sobre el impacto económico de los parquímetros en el primer cuadro de la ciudad.

Pareciera que afectó más a los burócratas que laboran en la zona. Pero, ¿será el mismo impacto si las alcancías se ubican en San Javier, al rededor de la Central de Abasto? Los influyentes vecinos de San Javier, esos que estacionan sus lujosos vehículos en doble fila para comprar tortillas o en pasos peatonales, esos conductores que aceleran para pasar los topes sobre el bulevar central de sus fraccionamientos ¿estarán dispuestos a pagar? Mejor dicho ¿se atreverán a cobrarles?

No sé cuál será el fin de este entuerto en el que se metió la alcaldesa Tellería, pero a cada paso me parece que al igual que las autoridades que le precedieron aplica paliativos a los grandes problemas de la ciudad y por motivos económicos, políticos o vaya usted a saber, no tiene intención de meterse en mayores problemas, lo cual desde todos los ángulos es una desgracias para los habitantes de Pachuca.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio