Presenta Fayad iniciativa para reforma del sistema

 

-Necesario devolverle la confianza a la población hacia sus instituciones

-Modificaciones permitirían un nuevo rumbo para la justicia en este país

DESDE LA CONAGO

 

Alberto Quintana

p3-fayadEn el marco de la reunión de la Comisión de Seguridad y Justicia de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), celebrada el pasado 11 de agosto, el mandatario hidalguense, Omar Fayad, a nombre de los gobernadores del país, entregó al titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, así como al responsable de la Procuraduría General de la República (PGR), Raúl Cervantes, la propuesta de reformas a la Constitución y a la legislación secundaria en torno al Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

Lo anterior con el objetivo de impulsar de manera coordinada entre el gobierno federal y los gobiernos locales las propuestas coincidentes que permitan el mejoramiento al sistema procesal mexicano, expuso el gobernador de Hidalgo.

Durante el encuentro se precisó que dicha propuesta tiene como único fin fortalecer y perfeccionar el Sistema de Justicia Penal Acusatorio sin transgredir sus principios básicos como la oralidad, la presunción de inocencia o la publicidad, y con pleno respeto en todo momento de los derechos de los imputados y sobre todo garantizando a las víctimas el acceso efectivo a la justicia.

En su turno, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong reconoció la voluntad de los gobernadores y aplaudió que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se haya sumado a estos trabajos con el fin de crear un frente común, a efecto de presentar una propuesta sólida ante los legisladores federales.

Cabe destacar que la propuesta surgió a iniciativa del gobernador Omar Fayad, quien además coordina el grupo de trabajo que impulsa de manera permanente el fortalecimiento del Sistema de Justicia Penal Acusatorio para garantizar la justicia.

El documento presentado prevé la prisión preventiva oficiosa para aquellos delitos considerados de alto impacto a escala local, como son el robo a casa habitación, el robo de vehículos, el feminicidio o los delitos que tengan relación directa con las armas de fuego, además de reducir la percepción de impunidad que actualmente tiene la sociedad y, sobre todo, la desconfianza hacia los órganos de justicia vigentes en México.