Notable presencia de Fuerza Conago en región Tulancingo

-Llegaron casi 500 elementos para realizar operativos de seguridad

-No obstante, hubo reclamos de población por supuestos abusos

¿MENOS INSEGURIDAD?

 

Ángel Pacheco

p8-retenesLlegó Fuerza Conago a la región Tulancingo, a fin de mejorar la seguridad, son al menos 450 elementos que implementaron retenes de revisión a las salidas del municipio.

Desde las primeras horas de este jueves al menos 30 unidades vehiculares, patrullas y autos antimotín de diferentes estados del país hicieron presencia en Tulancingo, implementando retenes de revisión.

Los sitios donde fueron apostados los elementos fueron: la carretera a Cuautepec, a la altura de La Esperanza; en la salida a Acaxochitlán, en la comunidad de El Abra; en el bulevar Quetzalcóatl, salida a Santiago Tulantepec; y sobre la carretera federal en la entrada a Tulancingo por la colonia San José.

En entrevista el alcalde Fernando Pérez señaló que la presencia en Tulancingo se debe a dos factores: densidad poblacional y los índices de inseguridad de la región.

“La presencia de la Fuerza Conago es un apoyo que recibimos del gobierno federal, con tácticas de inteligencia que ofrecerán resultados durante los días que harán presencia en la región, que no me dijeron cuántos como medida de seguridad”, explicó.

Del mismo modo hizo el compromiso de que los operativos de revisión vehicular serán aplicados con estricto respeto a los derechos humanos de la población.

Cabe destacar el reporte de la señora Francisca “N”, de Acaxochitlán, quien al dirigirse a Tulancingo, específicamente al hospital por una prueba de tamiz, fue detenida por llevar vidrios polarizados.

“Les dije que eran de fábrica pero aún así me pidieron 500 pesos y me dijeron que la clave para que no me volvieran a pedir era ‘cobra dos’; me parece injusto que estos oficiales sólo vengan a extorsionar en algunos casos”, lamentó la pobladora.

Lo anterior pese al compromiso del alcalde de cuidar que estos policías, sin arraigo en Tulancingo, cumplan su deber y estar atento ante cualquier abuso hacia la población.