Registra Pachuca varias incidencias por el regreso a clases; todo un caos

 

-Por momentos los capitalinos sufrieron aglomeraciones y las dobles filas

-A pesar de las recomendaciones previas por parte de las autoridades

LO MISMO DE SIEMPRE

 

Milton Cortés

p8-clasesEntre caos vehicular, protestas e inconformidades de algunos padres de familia en diversos planteles educativos, se registró este lunes el primer día de clases del ciclo escolar 2017-2018.
Al menos en calles céntricas de Pachuca, padres de familia en muchos casos hicieron caso omiso de las recomendaciones por parte de autoridades para evitar aglomeraciones al exterior de escuelas de nivel básico.
Arterias como avenida Revolución y Vicente Segura, en donde se encuentran algunas de las principales primarias de la ciudad registraron caos vehicular tanto por la mañana como después del medio día, cuando concluyó la primera jornada en las aulas, consecuencia de que fueron detectados vehículos estacionados momentáneamente en doble fila.

Personal de tránsito y vialidad permaneció pendiente para evitar mayores efectos de tránsito lento; sin embargo, la forma con que circulaban padres de familia ocasionó que el flujo vehicular no fluyera de forma adecuada.

Pese a ello no se tuvo, hasta el cierre de la presente edición, incidentes que alteraran el orden público o que generaran mayor atención por parte de autoridades.

En cuanto a incidencias en el primer cuadro de la ciudad, se registraron aglomeraciones provocadas por tutores que incluso a pocos minutos de ingresar a sus hijos a las instituciones de educación realizaban compras de último momento.
En algunas escuelas capitalinas padres de familia denunciaron actitudes negativas por parte de personal de educación, situación que antepusieron se previó desde los últimos días del ciclo anterior, algunas de ellas relacionadas con el cobro de cuotas escolares.

En tanto, en Plaza Juárez, una docente se postró para denunciar supuesto cacicazgo y corrupción por parte de autoridades educativas estatales y solicitó atención de manera inmediata, con la finalidad de evitar que más profesores vean vulneradas sus garantías por distintas prácticas que consideró no adecuadas e indignas para quienes se dedican a la impartición de educación.