Descartan interponer demanda

-Incluso con adeudo que presenta exalcalde, Fernando Miranda, el munícipe en funciones deja claro que no iniciará proceso contra su antecesor, esto por posible distracción de recursos

EN TEPEJI

Ángel Hernández

Pese a que se sabe que el exalcalde de Tepeji del Río, Fernando Miranda Torres, tuvo una observación cercana a los 3 millones de pesos en la auditoría de la cuenta pública de 2015, y la de 2016 aún está pendiente, el Ejecutivo en funciones, Moisés Ramírez Tapia descartó interponer algún proceso en contra de su antecesor por posible distracción de recursos.
En el marco de una conferencia de prensa donde anunció la consolidación y puesta en marcha de una alberca semiolímpica y escuela de natación municipal cuya capacidad de atención será para al menos 4 mil personas del municipio y la región, el mandatario local dijo que hay aún algunas cosas pendientes pero que sabe que el equipo de Miranda Torres trabaja en subsanarlas.

Se le hizo ver que el plazo fatal para que se interpongan procesos contra los exediles por posible malversación de recursos vence el próximo 5 de septiembre y que entonces las omisiones que pudiera haber cometido su antecesor serían de él, a lo que respondió: “lo sé, pero ese es tema que tendrá que analizar el Congreso”.

Respecto a la cuenta pública 2015 recalcó que fue un monto mínimo lo que se le observó al expresidente, “algo así como 3 millones, pero según los informes que tengo, los pudo solventar, aunque aún queda pendiente la cuenta pública 2016, y la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH), ya lo tiene en su cancha”.

Ramírez Tapia reafirmó lo que en reciente entrevista habría dicho Fernando Miranda acerca de que, en 2015 habían sido observaciones sobre todo administrativas y que de 2016 tenía todo para solventar las observaciones que pudieran hacer.

Así, el exmandatario de Tepeji parece haber librado las auditorías, no así los expresidentes de Tula y Tlaxcoapan contra quienes sí se iniciaron carpetas de investigación.

 

CONSIDERACIONES. Sobre la cuenta pública 2015 fue un monto mínimo lo que se le observó al expresidente, “algo así como 3 millones, pero según los informes que tengo, los pudo solventar, aunque aún queda pendiente la cuenta pública 2016, y la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH), ya lo tiene en su cancha”.