Alcaldes reprobados

Leonardo Herrera

Leonardo HerreraSalvo algunas muy contadas excepciones la mayoría de los presidentes municipales del estado,  han pasado el primer año entre acusaciones, incumplimientos y señalamientos de falta de trabajo, para acabar con los graves rezagos que afectan a comunidades y colonias y si esto no fuera suficiente muchos tendrán desde ahora problemas para poder cumplir con las cuentas en la auditoria superior del estado.
Desde quienes se esperaba mucho por haber logrado la transición del partido político que gobernaba como Pachuca, Tulancingo, Tepeji del Río, Atotonilco de Tula, hasta aquellos apartadas en la zona norte como Huehuetla, San Bartolo Tutotepec ó los marginados como Tlahueliltepa, Juárez o Tianguistengo,  simplemente han tenido un primer año de gobierno gris, sin resultados y con decisiones muy desacertadas.
En Pachuca no terminan por resolver los problemas de inseguridad y servicios de equipamiento urbano, las calles están desechas y encima hoy la gente comienza a reclamar la falta de cumplimiento a su palabra por el tema de parquímetros que la alcaldesa trata de minimizar y señalar que se trata de un asunto “político”, Yolanda Tellería no terminar por asumir el gobierno y se ha convertido en una mujer maniatada por su esposo y secretarios sin experiencia.
A los temas que arrastra la primera presidente electa de la capital tendrá que resolver los financieros producto de un recorte de los apoyos directos que recibía del gobierno estatal y comenzar a solventar observaciones por obras que hacen a obras ejecutadas por empresas creadas por su hija y el Secretario de Obras Públicas Eduardo Sánchez Rubio.
En Tulancingo el priista Fernando Pérez Rodríguez mostró su ineficiencia y lo fácil que es hablar, prometer y no cumplir, pues no ha logrado avanzar con el 60 por ciento del rezago con el que recibió el municipio en servicios y seguridad y hoy busca acabar con unas de las poas reservas naturales reconocidas a nivel nacional, para realizar obras que no tiene ningún fundamento en la planeación y desarrollo urbano.
No tiene un programa de gobierno definido y  también los problemas financieros empiezan por ser un punto preocupante y difícil de comprobar que ya son motivo de señalamientos  y observaciones.
Los abusos han caracterizado las administraciones de Tepeji del Río y Atotonilco de Tula, donde el revanchismo parece ser el punto que marca su acciones en contra de adversarios políticos y representantes sociales y de la iniciativa privada, así el primer año de los alcaldes se resumen en abusos, ineficiencia, aprovechamiento personal y problemas graves sin poder resolver como la inseguridad.

 

 

Twitter:@herreleo