Los útiles

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreEl programa estatal de apoyo a los padres de familia hidalguenses, en el cual se entregan útiles escolares a todos los niños del nivel básico, es motivo de grillas y ataques, como sucede cada año a partir de su implementación.

Llama la atención que nadie o muy pocos ponderan el trabajo de logística y distribución de los útiles. Tampoco parece importar la enorme inversión aplicada que tiene su origen, los impuestos que pagamos los ciudadanos.

Como cada inicio de cursos, sólo llama la atención si los niños esperan a sus útiles o los útiles esperan a los niños.

Para muchos será novedoso saber que este año organismos como la Coparmex pidieron sumarse a las tareas de distribución y además, solicitaron hacerlos en los municipios más grandes del estado. ¿Qué interés habrá en esa acción tan noble?

Tampoco se promociona que en las tareas de distribución de los útiles escolares, participan autoridades municipales, quienes tienen sus propios criterios de entrega.

El gobierno del estado invierte fuertes cantidades cada año en la compra de insumos relacionados al inicio del ciclo escolar, es obvio que hay intereses, por eso las adecuaciones para la compra y contratación de proveedores, porque es fundamental la transparencia.

Ixmiquilpan es un caso representativo de este fenómeno donde las escuelas, los maestros, padres de familia y alumnos «marchan» al son que les toque el alcalde.

Pero más allá de los cacicazgos locales que se manifiestan en cada oportunidad, el objetivo del sistema educativo hidalguense es darle a alumnos y maestros todos los elementos posibles para lograr una simbiosis. Aulas, escuelas, pupitres, útiles podrán estar o no, pero para que exista un maestro, debe haber alguien dispuesto a aprender (que mejor que sea un niño).

Twitter:

@vocales_radio