Libera tradición a presos en marco de las celebraciones

 

-Año tras año se acostumbra en Ixmiquilpan otorgar el perdón a los reos

-Pero sólo a los quienes permanecían recluidos por delitos menores

PAGARON FIANZAS

 

Hugo Cardón

p8-presosComo ya es costumbre en Ixmiquilpan, en el marco de la celebración de la Independencia de México, el pasado 15 de septiembre fueron liberados algunos presos que permanecían recluidos en el Centro de Readaptación Social (Cereso).
Un total de cuatro reos inculpados por delitos menores obtuvieron su libertad el pasado fin semana, rememorando la exención que otorgó el cura Miguel Hidalgo a presos de la época, a quienes invitó a unirse al acto y lucha de independencia.
El alcalde Pascual Charrez, además de encabezar las fiestas patrias, participó en la liberación de presos, como parte de la tradición repetida año tras año y alcalde tras alcalde que ha pasado por Ixmiquilpan para gobernar.
A los presos que recobraron su libertad se les apoyó con el pago de sus respectivas fianzas, ya que además de cometer delitos menores el motivo por el cual se encontraban recluidos en el Cereso fue debido a que no contaban con los recursos para pagar dichas multas.
Durante la liberación de los internos el presidente municipal invitó a quienes recobraron su libertad a conducirse bajo el estado de derecho para ser buenos ciudadanos y participar dentro del desarrollo de la misma sociedad de la que forman parte.
De acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) en el Centro de Readaptación Social de Ixmiquilpan se tiene un total de 152 internos, de los cuales 51 son de origen indígena, lo que representa el 33 por ciento del total de la población que se tiene este espacio penitenciario.
De estas 51 personas 49 son de origen hñahñu además de dos que pertenecen al grupo étnico náhuatl, cantidad que se había mantenido durante el último semestre y que podría variar debido a que varios de ellos enfrentan procesos que aún se analizan en los tribuales.