Destitución

Juan José Herrera

Juan José HerreraTuvieron que pasar 20 años y constantes quejas por parte de los padres de familia para atender el reclamo y destituir al fin a la directora de la primaria “Melchor Ocampo”, ubicada en la comunidad de Azoyatla, en Mineral de la Reforma.

Según testimonios de los propios menores de edad que acuden a dicho centro escolar, Luz María Islas Alonso, la responsable de la dirección, cometía toda clase de abusos en contra tanto de alumnos como de profesores que no estaban de acuerdo con su forma de administrar el centro escolar.

Entre las vejaciones cometidas por esta mujer destacan los cierres de sanitarios, bajo el pretexto de su limpieza, sin dejar que los alumnos entraran para hacer sus necesidades, lo que ocasionó en más de una ocasión que los pequeños orinaran sus uniformes, ante lo cual Islas Alonso los evidenciaba al dejarlos bajo pleno rayo del sol para que se secaran.

Otro niño narra que en ocasiones la maestra, segura admiradora de Elba Ester Gordillo, propinaba reprimendas que potenciaba con sendos golpes en la cabeza; “nos pegaba con sus anillos”, además de avergonzarlos frente a sus compañeros de aulas.

Pero no bastaba con todo ello, además la directora fumaba dentro del plantel y sin importarle que como autoridad educativa representaba un ejemplo para los estudiantes, además, según cuentan del mismo modo, gustaba de las encerronas con algunos profesores para echarse un trago de vez en vez.

Este caso representa sin duda el quebrantamiento de esa delgada línea entre la disciplina y el despotismo de autoridades “educativas” cuya educación es un fiasco.

Fue la presión y organización de los propios tutores lo que venció al final dos décadas de autoritarismo y negligencias mediante denuncia formal.

¿Sabrá la SEPH cuántos otros casos como éste quedan aún sin atención en la entidad; por qué tardó tanto en “darse cuenta”?

 

      Twitter: @juanjo_herrerap