Reacciona comunidad ante las incongruencias del edil

-Cuestionaron si Ángeles tiene intereses personales en contra de empresa

-Admitió que si por él fuera ya hubiera cerrado Cemex, por lo que le hicieron

ATOTONILCO DE TULA

Ángel  Hernández

p10-contaminacionExigieron pobladores de la colonia Loma Bonita al alcalde de Atotonilco de Tula, Julio César Ángeles Mendoza, sea congruente en su forma de actuar contra empresas que causan afectaciones ambientales y a la salud de los vecinos, toda vez que en unos casos encabeza protestas y en otros defiende “causas” del sector privado.

Los dichos de inconformes derivaron de que el pasado lunes el edil lideró una manifestación contra Cemex en la comunidad de Coayuca, porque sus habitantes acusaron perjuicios a la salud y daños al medio ambiente, mientras que el martes hubo otra manifestación contra Cal Beltrán por causas similares, “y entonces el alcalde se puso del lado de la calera”.

Recordaron que el día de la movilización se puso del lado de la firma e incluso ofreció que pagaría por los daños estructurales de viviendas cercanas que se ven afectadas por sus voladuras, “dijo que nos daría materiales y se haría cargo de la mano de obra”.

Cuestionaron si el mandatario local tiene algún tipo de interés en que Cal Beltrán siga en funcionamiento, pese a los perjuicios contra el pueblo, y si contra la cementera su lucha es tan intestina como para anteponer intereses personales en un caso sí y en el otro no.

Aunque para los vecinos llegó la contestación en voz del propio Ángeles Mendoza, quien durante una reunión que sostuvieron representantes de la calera con los afectados, y en la cual la autoridad local actúo como mediadora, el edil señaló que si por el fuera cerraría Cemex, pero que tiene que ver hasta dónde puede llegar legalmente; “creen que no tengo ganas, después de lo que me hicieron”. Comentaron en que el Ejecutivo “debe ser parejo”.